Esta madrugada, un Terminator T-800 ha aparecido completamente desnudo en la sauna gay Suspiro’s, en Ponferrada. Los clientes que en aquel momento se encontraban en el local reaccionaron con sorpresa al verle y enseguida palparon su cuerpo con sus manos empapadas en sudor para asegurarse de que se encontraba bien.

El robot de apariencia humana “y con pinta de ser un pedazo de maricón”, según varios clientes, insistió en que estaba buscando a un niño. “Le dijimos que se había equivocado de sitio y que esto no está bien”, dice uno de los primeros ciudadanos que habló con el T-800.

“Era un máquina el maricón”, dice uno de los clientes

El Terminator, con los ojos rojos por culpa del calor, luchó varias veces por zafarse de sus compañeros de la sauna y fue dando vueltas por el local intentando sin éxito encontrar la salida.

“Dijo que venía del futuro y que no tenía que estar allí. Pero si venía del futuro, entonces ya había estado en la sauna, y digo yo que tan mal no le parecería al maricón si decidió volver”, argumenta el responsable de Suspiro’s.

Sobre las cuatro de la madrugada, la empresa Skynet decidió enviar a otro Terminator más avanzado para socorrer al T-800. “Apareció un tipo delgaducho disfrazado de policía. Sin duda era nuestro día de suerte”, admite un cliente.

Este segundo robot, un T-1000 con esqueleto de metal líquido, tampoco pudo sobreponerse a la excitación de los clientes de la sauna, que acabaron convenciéndole para que adoptara la apariencia de Lady Di, Freddy Mercury, Cayo Lara y otras célebres personalidades.

Finalmente, según todos los testigos, “el Paco aprovechó que el robot estaba en estado líquido para metérselo por el culo, y luego nada más se supo”.

El otro Terminator tampoco corrió mejor suerte. Totalmente agotado tras una noche de constante forcejeo, acabó hundiéndose entre las burbujas del jacuzzi con el puño en alto.