Iberdrola ha decidido subir un 8,6% los precios de la energía y, en concreto, encarecerá a partir del mes que viene la tarifa de la luz al final del túnel.

La empresa argumenta que la demanda de optimismo ha aumentado exponencialmente desde la llegada de la crisis, produciéndose en ocasiones saturación en la red y abusos de numerosos usuarios que se agarran a un clavo ardiendo y provocan cortes en el suministro.

Las facturas llegarán a la velocidad de la luz

“La luz de mi vida cada día es más cara y muchas veces lo veo todo negro. Crees que habrá luz al final del túnel y luego resulta que no, que tenías un recibo pendiente. Si alguien sabe cómo llegar a fin de mes con estos sueldos y estas tarifas, que me ilumine”, se queja Alfredo G., uno de los clientes de la compañía.

Iberdrola insiste en que en España hay mucho iluminado “y eso tiene un coste que se tiene que pagar”.

Adelantándose además a los posibles impagos, la empresa ya ha advertido de que se la cortará a todos aquellos que no paguen el consumo de la luz. “Encima dicen que te la cortan. Pues que me la corten, porque estoy tan deprimido que ya ni la uso”, insiste Alfredo G.

Asimismo, ha molestado especialmente a los ciudadanos el anuncio de que las facturas de Iberdrola se enviarán a la velocidad de la luz. “Por temas relacionados con el continuo espacio-tiempo, es posible incluso que empecemos a facturar el consumo de 2020 antes siquiera de que éste se haya producido”, alerta Iberdrola en una nota publicada en su página web.