El Gobierno ha decidido poner freno a la creciente tendencia de los ciudadanos españoles a quejarse mucho pero luego nada.

Lo ha anunciado hoy la portavoz del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, que ha admitido que hasta ahora se había hecho la vista gorda mientras crecía el número de personas que mucho bla bla bla y mucha boquilla pero a la hora de la verdad qué.

“Si no sabes mejor te callas”, insiste el Gobierno

“Decir que está todo muy mal pero luego nada es una forma de alteración del orden público”, ha dicho la portavoz, insistiendo en que “varios estudios sociológicos confirman que hablar es muy fácil y que criticar todo el mundo sabe”.

Las próximas semanas, el Gobierno lanzará una campaña de comunicación titulada “Calladito estás más mono” en la que advertirá a los ciudadanos de las sanciones económicas a las que se exponen si van por ahí calentando el ambiente sin tener ni idea.

“Este Gobierno no va a permitir que algunos españoles estén sentaditos cuchicheando en voz baja. Si no sabes, mejor te callas y dejas que los demás hagamos nuestro trabajo”, ha sentenciado Sáenz de Santamaría, que no ha admitido preguntas de los periodistas “porque no me quiero enfadar”.