Un estudio multidisciplinar encabezado por el especialista Roberto Fanjul, hermano de Puri, la que se sienta al lado de Marisa, la de contabilidad, ha demostrado que ésta, arreglada, parece otra.

“No dirías que es ella. Si te la cruzaras por la calle, de verdad que dirías: ‘No, esa no es la Marisa. Vamos, ni de lejos'”, insiste Puri, cuya tesis comparte ahora la comunidad científica.

Hay que ver cómo cambia con poco que se arregle

“Hablé con mi hermano Roberto, que tiene ojo clínico, y se la presenté. Antes le había enseñado el Facebook de Marisa, un álbum donde sale toda arreglada en la boda de un primo que se ve que tiene. En total, que presentándosela yo luego y de viva voz, me dice el Rober: ‘¿Esta es aquella del Facebook?’ Y yo: ‘Sí señor, la misma’. Y me dice: ‘¿De verdad que es la misma?’ Y le digo: ‘De verdad que sí’. Y me dice él: ‘Pues, arreglada, parece otra’. Y yo: ‘Pues sí, parece otra'”, explica Puri. “Es que es así”, insiste.

Las conclusiones del estudio fenotípico liderado por Fanjul se han presentado esta mañana entre susurros en la máquina del café. Marisa, que según sus compañeros “iba de paisano, como siempre en la oficina”, no ha asistido a la presentación pero “se ha quedado en el ordenador con la oreja puesta, porque sabía que hablábamos de ella”.

Roberto Fanjul ha pedido la colaboración de toda la plantilla porque su proyecto es “invitar a Marisa a salir, para seguir profundizando en el tema este de que arreglada parece otra”. Puri advierte de que Marisa es muy tímida “pero vete a saber, porque a lo mejor arreglada también tiene otro carácter, como el doctor loco ese que cantaba Raphael. Yo creo que esa es mosquita muerta, pero vamos, vamos a dejar que hable la ciencia”.

Fanjul no descarta que las habilidades de Marisa para el camuflaje y la suplantación de identidad puedan tener fines militares.