La cabeza de un niño sonriente y con gafas de sol ha sido vista esta mañana en una playa de Villajoyosa (Alicante), provocando la alarma entre los bañistas. Expertos forenses la han analizado y creen que ha sido separada del cuerpo hace muy poco “porque aún habla”.

“Quiero un polo”, ha dicho la cabeza infantil al ser interrogada por varios agentes, que le han preguntado “Quién te ha hecho esto”. La cabeza insiste en señalar a sus dos primos Juan y Alberto, pero los sospechosos aún no han sido localizados.

Cerca del lugar se han encontrado varias palas de plástico que podrían haber sido utilizadas para la decapitación, aunque en una primera inspección ocular no se han encontrado restos de sangre ni signos de violencia.

Los forenses han intentado separar los restos humanos de la arena pero están muy incrustados y, además, la cabeza se queja de que le hacen cosquillas cuando se la manipula.

“La escena no deja de ser dramática, pero la cabeza de la víctima es la mar de simpática y todo parece indicar que el niño no sufrió, aunque quizá murió con hambre porque no deja de decir que quiere un helado”, admite uno de los forenses.