Dos personas han perdido la vida esta mañana a causa de su fallecimiento, según han confirmado fuentes policiales.

Las víctimas, una residente en Santander y otra en Benicarló, no se conocían ni tenían contactos en común, por lo que se descarta, en principio, que sus decesos estén directamente relacionados.

La muerte podrían ser varios

“Ambos reunían el perfil habitual de las víctimas de la muerte: edad avanzada, salud precaria y pocos recursos para defenderse”, explica el forense, que insiste en que la muerte es implacable con los más débiles “y su aparición siempre acaba en tragedia”.

Por la cantidad de víctimas registradas a lo largo del año en distintos puntos de la geografía española, las autoridades sospechan que la muerte podrían ser varios.

“Es necesaria una infraestructura para alcanzar a tantas personas al mismo tiempo y ejecutarlas siempre con éxito”, explica uno de los agentes que lleva la investigación. “No es obra de un asesino aislado”, insiste.

La policía solicita a los ciudadanos que no duden en advertir a las autoridades si sospechan que alguien es susceptible de fallecer por culpa de la muerte.

También ha pedido a los medios cierta discreción a la hora de informar de personas que pierden la vida para evitar el efecto llamada.