El músico madrileño Alejandro Sanz experimentó ayer un estado de euforia tras revisar los últimos movimientos de su cuenta bancaria y comprobar que había recibido un importante ingreso de la SGAE correspondiente a la última liquidación de sus derechos de autor.

“La vida puede ser maravillosa”, cantó mientras leía el extracto bancario

La buena noticia le llevó a componer un canto al optimismo en el que certifica que “la vida puede ser maravillosa” y que “por el tedio de los días se filtra la ilusión inesperada que tiñe de alegría el corazón”.

“Empezó a tuitear, a dar brincos y a decirnos ‘Ven aquí, que te doy un abrazo’. Luego le dio por susurrarnos versos alegres al oído. La verdad es que daba un poco de rabia, porque ni siquiera soltó el extracto del banco que tenía en la mano cuando se puso a dar palmas y a gritar ‘Corazón lleno de vida, corazón'”, confiesa uno de sus colaboradores.

El artista niega que el pago de la SGAE tenga relación alguna con “la visita imprevista de mis más joviales musas”, pero los colegas de Alejandro Sanz aseguran que su repentina excitación tuvo lugar justo después de revisar el estado de sus finanzas.

“Yo no estoy pendiente de los ingresos”, insistía Sanz sin poder disimular una sonrisa de satisfacción. “Uno no controla lo que siente y las canciones muchas veces se cuelan en tu vida y te bombean el ánimo. Joder, qué pasada todo… ¡Buf!”, exclamaba el cantante esta mañana, conmovido aún tras el cuantioso pago recibido.

Los contables que gestionan el patrimonio de Alejandro Sanz no descartan que la inspiración del músico traiga mañana “amargas y desgarradoras baladas”, coincidiendo con el pago de la Declaración de la Renta de este año.