Incapaces de encontrar la ruta hacia Londres, y creyendo que iban dando vueltas sin sentido, los responsables del vuelo FR7335 de la compañía Ryanair decidieron aterrizar ayer de improviso en Motilla del Palancar (Cuenca), destrozando una huerta y atropellando a varios erizos con el tren de aterrizaje.

Los pilotos tienen que apañárselas sin GPS

La supresión de los sistemas de navegación por satélite, justificada por los recortes de gastos, está haciendo la vida imposible a los pilotos de la aerolínea, que tienen que ingeniárselas para llegar a su destino recordando la forma de las nubes o bajando a preguntar, como fue el caso de este Boeing 737 que ayer sobresaltó a Sergio Alcayde, agricultor cuyo peluquín fue engullido por el reactor derecho de la aeronave.

“Sacaron la cabeza por la ventanilla y me gritaron: ‘Oiga, maestro, que si vamos bien para los Picos de Europa’. Yo les dije que me devolvieran el peluquín y que se fueran a la mierda y sin escalas, que así no se va por los sitios, corriendo como locos como si las señales no fueran para ellos”, protesta este vecino de Motilla del Palancar, que denuncia que el avión “quedó atravesado, bloqueándome el tractor y llenando la zona de domingueros que bajaban a mear sin ningún respeto”.

“Al final acabarán ahorrando en aviones y tendremos que desplazarnos todos en fila india, agarrados a una cuerda para que nadie se pierda”, bromeaba en una reunión uno de los trabajadores de la compañía “low cost”. La sugerencia fue tenida en cuenta por sus superiores, que prometieron estudiar la viabilidad de la propuesta.

Un portavoz de Ryanair ha lamentado esta mañana las molestias que el aterrizaje haya podido ocasionar a los vecinos de Motilla del Palancar, aclarando que “fue un error del piloto, porque tienen terminantemente prohibido aterrizar más de dos veces en un mismo trayecto por motivos de eficiencia y porque el viaje se hace más largo. Es mucho mejor viajar del tirón y cenar cuando llegas que ir parando todo el rato. Vamos, creo yo”, insisten desde la empresa.