El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, firmó el pasado jueves en Bruselas un acuerdo para ratificar la estrategia económica de los veintisiete estados europeos.

El evento suscitó todo tipo de burlas porque Rajoy, con toda naturalidad, estampó su rúbrica en el documento con un bolígrafo de plástico que sacó del bolsillo derecho de su pantalón.

“Mientras pinte, a mí me sirve”, dice Rajoy

Gracias a los fotógrafos, que captaron la escena al detalle, se ha sabido que se trata de un bolígrafo de propaganda de la empresa “Climatización Hermanos García-Bolludo SL”, dedicada a la instalación de aires acondicionados y a la impermeabilización de tejados y otras superficies.

“No entiendo el revuelo. El boli pinta, y de eso se trata”, comentó el mandatario a los medios.

Horas más tarde, al comprobar que los principales periódicos internacionales publicaban la fotografía del bolígrafo de Rajoy a todo color, la portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, compareció para aclarar que el presidente “lleva la austeridad también a los pequeños detalles”, calificando su conducta de “ejemplar”.

La portavoz no descartó encargar “unos cuantos bolígrafos de propaganda de la marca España”.

En Granada, el local de la empresa “Climatización Hermanos García-Bolludo” se ha llenado hoy de curiosos que hacen cola para obtener el famoso bolígrafo de Mariano Rajoy.

“Hicimos unos trabajillos en La Moncloa, pero hace mucho tiempo. Aún gobernaba Zapatero”, ha explicado Pepe García-Bolludo, gerente de la empresa, que se siente superado por los acontecimientos. “No queremos que el clima político nos afecte”, ha añadido.

Ya en Madrid, Mariano Rajoy ha aclarado que encontró el bolígrafo en un cajón y que nunca pensó que fuera a llamar tanto la atención. “Al final tendremos que estar pendientes de todo, hasta de la camiseta que llevamos debajo del traje”, bromeó, levantándose la camisa y enseñando una camiseta negra con la inscripción “Demasiado sexo nubla la vista”.