“¡Qué pasa troncooos!” ha declarado Mariano Rajoy a su llegada a un acto de las Nuevas Generaciones del PP, evento en el que el presidente del Gobierno ha destacado por su trato cercano, su tono informal y por lucir un peinado tipo “mullet” de media melena, típico de los años ochenta.

Durante su intervención, y siempre procurando hablar en un tono juvenil, el jefe del Ejecutivo ha tratado de traspasar a su audiencia las actuales preocupaciones del Gobierno y su interés por mejorar la situación económica de España. “Me estoy rompiendo las pelotas para salir de esta mierda”, ha asegurado reiterando su intención de que “la crisis la paguen los viejales que nos han metido en esta movida”.

“¡Yo me metí en política para pegar hostias y fumar puros… y se me han acabado los puros!”

“¿A cuántos de vosotros os gustan los videojuegos y la marcha?”, ha preguntado Rajoy al apreciar que su tono “quizá excesivamente político”, como ha llegado a reconocer en algún momento, podía no ser del agrado de los jóvenes militantes de las NNGG.

“¿Habéis oído el nuevo CD de rap? Es total”, ha añadido.

El presidente Rajoy no ha perdido la oportunidad de referirse al PSOE y ha dicho que “no estamos aquí para que intenten gobernarnos unos socialistillos carrozas a los que lo único que les preocupa es llevar alisada la corbata” y que son “unos carcamales que no están en contacto con la peña de la calle como yo”.

Rajoy, que ha defendido que el PP “es un lugar para los chicos atrevidos, aquí no queremos a muermos”, ha animado a los militantes de las Nuevas Generaciones a no perder su “espíritu rebelde”. La intevención ha terminado con el jefe del Gobierno haciendo una imitación de la canciller alemana Angela Merkel y diciendo que “a un chupas como yo ninguna chavala rubita le dice lo que tiene que hacer”.

“¡Abajo el Gobierno!” ha gritado un exaltado Rajoy levantando los brazos con el símbolo de la victoria tras terminar de hablar.