El Cuerpo de bomberos de Detroit logró rescatar ayer a un gato que llevaba varios días colgado en YouTube, atrayendo las miradas de más de dos mil curiosos que no podían hacer nada por él aparte de ver cómo maullaba pidiendo ayuda.

Se sospecha que alguien lo subió

Cuatro miembros del servicio antiincendios forzaron las claves del famoso portal de Internet para acceder al lugar en el que quedó atrapado el gato, descolgándolo tras varios intentos fallidos.

Los datos de YouTube indican que el felino permaneció más de tres semanas atrapado en la red, lo que explica la rapidez con la que se esfumó una vez fue descolgado.

Colgar gatos en la red: un negocio cruel

La portavoz en España de la protectora de animales PETA, Dolores Parmalat, asegura que la aparición de gatos colgados en YouTube es frecuente y no se trata de incidentes aislados.

“Hay personas que se dedican a colgar a estos animales para atraer la atención de los morbosos y ganar dinero con la publicidad que genera la audiencia”, explica Parmalat, que pide penas más duras para este tipo de actividades.

“Si toleramos estas prácticas con los gatos, pronto se extenderán a los perros y a los bebés”, insiste.

Las autoridades argumentan que es difícil prevenir estas brutalidades porque las conexiones a Internet son cada vez más rápidas y la justicia actúa lentamente. Pese a ello, la Policía está intensificando sus labores de vigilancia y hace dos semanas “cazó” a un internauta español navegando a veinte páginas por minuto en la autopista de la información.