Woody Woodpecker, conocido en España como Pájaro Loco por su comportamiento extravagante, ha sido hallado muerto en su nido con un tiro en la cabeza y varias botellas vacías de whisky alrededor.

“No estaba en sus cabales, imagino que de tanto aporrear la cabeza contra los troncos. Últimamente se sentía alicaído, pero nadie pensó que fuera a volarse los sesos”, explica un portavoz de Universal Studios.

Bugs Bunny y el Pato Lucas, compañeros de profesión del difunto, acudirán mañana al entierro. El célebre conejo leerá en voz alta un texto de despedida titulado “Eso es todo, amigo” que se prevé muy emotivo.

El suicidio del pájaro acaba también de un plumazo con sus problemas con la justicia, pues se le acusaba de haber abusado sexualmente de varias pájaras.

“Eran muchos los que querían ver al animal encerrado en la misma jaula que Roman Polanski”, explica el Pato Lucas, que espera que esta polémica no empañe su memoria.