La “Asociación Española de Jugadores de Rol y Aficionados a la Fantasía” ha emitido un comunicado esta mañana en el que asegura haber detectado “absoluta falta de respeto y rigor histórico” en el disfraz de una joven barcelonesa de 25 años que el pasado sábado de Carnaval salió a la calle disfrazada de “vampiresa sexy”.

Según el comunicado emitido por esta asociación con sede en la población de Mollet del Vallès, en el domicilio particular de Antonio Semprún, de 35 años, el disfraz de la joven, comprado en Internet por 25 euros, mostraba “un tratamiento excesivamente espectacularizado del físico de las mujeres vampiro” así como poca fidelidad “a los sucesos y descripciones que tienen lugar en el corpus literario y cinematográfico del subgénero vampiresco” donde, según Semprún, “en ningún momento se indica que las hembras vampiro deban parecer prostitutas o puedan llevar el pelo teñido”.

“Le preocupaba más el atractivo que la recreación del personaje mitológico”

El informe, redactado ayer domingo tras una reunión de urgencia entre Antonio y su “peña rolera”, todos ellos varones, reúne múltiples fotos extraídas del perfil de Facebook de Marisa (la chica disfrazada) y recoge un listado con una serie de irregularidades “que constituyen una ofensa para todo aficionado al rol, al terror y a la fantasía y que sepa cuatro cosas básicas sobre vampiros y no-muertos”.

Fuentes cercanas a Marisa aseguran que fue ella misma quien se dio a conocer a Antonio el pasado sábado por la noche en una fiesta de disfraces y que el chico se centró en hacerle preguntas que derivaran en contradicciones lógicas para demostrar que su disfraz era “una farsa” mientras ella se empeñaba en hablar con él e intentar acariciar su barba. Finalmente, la chica desistió y abandonó la fiesta entre lágrimas tras escuchar los comentarios humillantes de él.

Antonio Semprún, quien se define como “Señor del Caos y la Venganza, Príncipe de la orden de los Caballeros Rojos de Mollet del Vallès”, también administra un foro online de aficionados a los “Comic books” y ha anunciado a la prensa su intención de “poner a parir” un disfraz de “sexy Catwoman” que no responde a ninguno de los uniformes que la auténtica Catwoman haya lucido en ningún momento histórico del Universo DC “ni siquiera en ninguno de los posibles multiversos paralelos mostrados en los cómics hasta ahora”.