Alfonso F., vecino que siempre saludaba de una urbanización de Zaragoza, ha fallecido esta mañana aunque la señora Matilde Barrios, que reside en el mismo edificio, insiste en que habló con él ayer. El testimonio de Matilde ha llevado a las autoridades a encargar una segunda autopsia, en la cual se ha extirpado del supuesto cadáver una muestra de tejido coronario con el fin de confirmar también que era “muy buena persona”.

“Se encontraba perfectamente”, insiste la mujer

“Nos cruzamos en el portal. Yo entraba y él salía. Hacía unos días que no coincidíamos, así que le pregunté qué tal todo y él me dijo que muy bien. Ni estaba resfriado ni hacía mala cara ni nada. Por lo tanto, se encontraba perfectamente y hoy va y me dicen que está muerto. Que se ha quedado tieso. Vamos, es de no creérselo”, ha declarado la vecina de Alfonso a los medios.

La policía ha iniciado una investigación para descubrir si alguien más habló con el fallecido ayer, puesto que, de haber más casos, su muerte quedaría aún más en entredicho.

Un forense confirma que no somos nada

Uno de los médicos forenses que está revisando la muerte de Alfonso ha adelantado que “tú miras el cuerpo y parece que en cualquier momento se vaya a levantar, del buen aspecto que tiene”. Los análisis de sangre han confirmado las declaraciones de Matilde Barrios certificando que “se quedó frito como un pajarito y sin venir a qué”. El caso lleva a los expertos a concluir que “no somos nada y un día estás y al otro ya no estás”.