Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica en España, ha confirmado hoy durante un encuentro con la prensa que la operadora “al fin” ha encontrado todas las llamadas que los usuarios han ido perdiendo en las últimas décadas. “Habíamos renunciado ya a cobrarlas, pero al final hemos mirado en su sitio y allí estaban, o sea que enseguida las facturaremos para ponernos al día y para que los clientes puedan disfrutarlas”, ha declarado Gilpérez.

Según fuentes de Movistar, la empresa llevaba más de diez años “removiéndolo todo y mirando en los sitios más insospechados”, tratando de encontrar esos cientos de miles de llamadas perdidas. “En realidad, las llamadas perdidas las hemos buscado en todas partes y al final estaban donde tenían que estar, guardaditas, pero no se nos había ocurrido mirar”.

Gilpérez ha insistido en que la compañía se ha puesto en el lugar del cliente “atormentado porque en un momento dado quiso hacer una llamada y no pudo”, ya que son las palabras que no se dicen “aquellas de las que uno se arrepiente toda la vida”. Según el presidente de Telefónica, “al cobrarlas al fin, es como si le diéramos al cliente una segunda oportunidad”.

“Llamadas perdidas que se quedaron en nada y desaparecieron como lágrimas en la arena, palabras que se quedaron atascadas, sentimientos que poco a poco hemos ido olvidando… Los hemos buscado y los hemos encontrado, estaban ahí, en las gargantas de nuestros clientes, pugnando por salir, luchando por llegar a los oídos de ese ser querido”, insistió el empresario.

Movistar: “Todas esas llamadas que no hiciste… ahora al mejor precio”

“¿No le dijiste a tu padre que le querías antes de que falleciera? No pasa nada, ahora te cobramos esa llamada. Será como si la hubieras hecho… y tú podrás sentirte bien y tu padre podrá descansar al fin”, dice el mensaje de texto que los clientes de Movistar han empezado a recibir hoy mismo, y que les informa de que las llamadas perdidas empezarán a cobrarse el mes que viene.

“Que las hubieran encontrado en su momento, ahora ya no las quiero. Yo perdí la oportunidad de pedirle perdón a mi novia y ellos perdieron la oportunidad de cobrar la llamada entonces. Ellos tendrían su dinero y yo tendría a mi novia y habría ahorrado mucho en vino”, se queja un cliente de Movistar en un foro de Internet, en el que el anuncio de la compañía no ha sido bien recibido. No obstante, desde la marca insisten en que la medida de cobrar las llamadas perdidas es pertinente porque “quien perdió las llamadas en un primer momento fueron los clientes, no Movistar”.

Por su parte, algunos clientes de Movistar han empezado una campaña en las redes sociales solicitando a las compañías de la competencia que pongan en marcha una tarifa mediante la cual “poder clamar venganza al mejor precio”.