Fermín Mañas Robellón, de 16 años, ha sido expulsado esta mañana de la clase de Filosofía tras negarse a poner el móvil en silencio. “Me yegaron 4 uasaps nada mas joer ste tio es 1 rayao i pienso presentar rekurso. komo lo desestimen flipas”, ha declarado el joven a través de su cuenta de Twitter, “@lokofermin”.

El expulsado, que solo efectuará declaraciones a través de las redes sociales por consejo de su abogado, ha manifestado su firme intención de recurrir al Tribunal Supremo tras valorar inicialmente la posibilidad de “rebentarle la chola” a su profesor.

“Si apela me la pela”, declara el joven

“Hubiéramos preferido resolver este tema dentro de instituto, pero cada vez es más común que los jóvenes acudan a la justicia para amedrentar a los profesores y, sobre todo, para retrasar la aplicación de las sentencias. En estos momentos, estamos pendientes del fallo de la Audiencia Nacional en relación al caso de los insultos a la Yenni, que está dispuesta a llegar al Tribunal de Estrasburgo porque, según dice, se dijeron cosas muy desagradables de su ‘chichi'”, explica Rodrigo Cobeaga, director del centro escolar.

“Si apela me la pela”, insiste chulescamente Fermín Mañas, que cree que su caso “sta ganao porke es un contencioso como la kopa d un pino”. Aunque el adolescente no tiene conocimientos sobre el funcionamiento de la justicia, su abogado, que le lleva dos cursos de adelanto, es diplomado en Derecho Tributario por “Rincón del Vago” y además tiene un karma de 688 en Menéame.

El empollón de la clase ya ha cumplido con el objetivo del déficit

Guillermo Moyanes, compañero de pupitre de Fermín, ha aprovechado la atención mediática para anunciar que ya ha cumplido con el objetivo del déficit, por lo que se ha mostrado muy confiado respecto a sus negociaciones con la Eurozona. “El curso está bajo control y las reformas efectuadas van por buen camino”, ha sentenciado.