Chocolates Valor se decide al fin a vender una tableta con sabor a semen

"EL PLACER ADULTO, MÁS ADULTO QUE NUNCA"

La marca alicantina Chocolates Valor ha presentado sus novedades para esta temporada. Tras años insistiendo en su exitoso eslógan de “el placer adulto” y con spots donde se juega al equívoco vinculando el chocolate al sexo, la marca ha decidido al fin lanzar una tableta de chocolate con sabor a semen. 

“Chocolates Valor, aunando tradición y vanguardia, ha dado un paso al frente al ser la primera gran marca de chocolates del mundo que se decide a combinar el intensísimo sabor de nuestros chocolates de calidad extra con la sutileza y cremosidad del mejor semen”, reza la nota de prensa que la marca de Vila Joiosa ha distribuido a los medios.

“Nuestra comunicación está orientada hacia el público femenino que encuentra en el chocolate un placer culpable que, en ocasiones, puede funcionar como sustitutivo del sexo. Llevamos años dándole vueltas al tema pero sin entrar al turrón. Pues ya venía siendo hora de pasar de la metáfora a la realidad”, explican desde la compañía. “¿Para qué andarse con rodeos? Nuestros chocolates siempre han sido contundentes y de una pureza excepcional, no debería sorprender a nadie”.

En las franquicias de hostelería se servirá caliente también.

En la página web de la compañía ya pueden encontrarse los textos de presentación del producto: “Su sabor intenso, su color y su inconfundible aroma a cacao se combinan unidos a los sabores de las lechadas más frescas, aportando un toque de distinción especial. Nuestras maestros chocolateros buscan los mejores ingredientes de todo el mundo para combinar sabores y contrastes que te lleven a nuevas cotas de placer. Ingredientes seleccionados y recogidos a mano para inundar tu boca de sensaciones”.

La marca de La Vila Joiosa, presente en 45 países, espera conseguir un incremento del 10% de ventas con este nuevo chocolate. La marca continuará innovando siguiendo su línea de “placer adulto”, por lo que prometen para 2014 lanzar al mercado un chocolate “que sepa a facturas”.