Un total de 391.270 españoles de buen ver pasaron a ser solteros durante el pasado año, mientras que cerca de 400.000 feos resultones comenzaron 2012 con una nueva relación, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. ¿El motivo? Con la crisis, muchos españoles que estaban con personas atractivas han optado por sustituirlas por gente de “belleza más modesta pero que arregladita, bien vestidita y con su maquillaje, pueden tener cierto potencial”.

En definitiva, su rendimiento sexual es el mismo o superior porque “lo que viene a ser lo negro, lo tienen igual, y luego encima son mucho más agradecidos y agradecidas que las que están jamelguísimas, que es como que te hacen un favor”.

“En los últimos años hemos tocado tetas varias tallas por encima de nuestras posibilidades”, comenta un almeriense que desde abril ha rechazado en Meetic.es hasta quince solicitudes de “tiparracas que me hubieran dejado los huevos como aceitunas arbequinas hace un año, pero que ahora ya no me interesan”, por lo que ha optado por añadir un “abstenerse jamelgas” en su perfil de esta red de contactos.

“El bienestar económico supone que haya tíos mazas y frescachonas por la calle del mismo modo que era habitual ver un Audi TT o un Porsche Cayenne aparcados en la puerta de cualquier bar de barrio. Que te decías ‘Madre mía, dónde irá con ese coche’. Pues con las jamelgas lo mismo. Ahora con la crisis esto ha cambiado. Los feos, de talante más agradecido, están más vinculados a la estabilidad. Apostar por la belleza es apostar por el riesgo y hay quien prefiere no hacer inversiones tan poco confiables”, opinaba hace poco un analista en una tertulia radiofónica.

Muchos están optando por el producto nacional

Amanda Laredo, portavoz de un grupo de “jamonas que quitan el sentido”, y que durante los dos mil llegó a compaginar varias relaciones a la vez porque “no se daba abasto”, no ha conseguido una cita en varias semanas, lo que le parece inaudito “y hasta indignante”. Amanda señala la preocupación de ella y sus semejantes por el desplome de relaciones, del número de coitos y del número de piropos recibidos, que en algunas comunidades ha decrecido un 40%. Es el caso de la comunidad de rubias, donde las pernoctaciones con coito han descendido un 18% y los comentarios desagradables recibidos por la calle han bajado un 13%.

“Hay cientos de chicas guapas que han dejado de depilarse el entrecejo para adaptarse a los nuevos tiempos o que, incluso, optan por viajar en vuelos low-cost para deshacerse de sus prótesis mamarias de una manera rápida y barata, pero peligrosa”, explica Amanda. De cara a 2013 se espera un incremento del 17% en dientes mellados, “cifras que no se alcanzaban desde la posguerra”. Según ella, se han dado “casos extremos” de ejecutivos que han empezado a quedarse en casa con sus señoras.

“En ocasiones, ir con gente guapa supone ir a locales de gente guapa, con el gasto que eso conlleva. Eso por un lado. Y luego, por otro lado, hay una cuestión de imagen: muchos ejecutivos temen que ir con mujeres florero les haga parecer despilfarradores, así que optan por ir con gente más bien feucha pero apañadita que no llame la atención. Para muchos es una crisis, para otros es una oportunidad única”, opina para El Mundo Today la típica chica fea a la que ni siquiera le hemos preguntado el nombre porque para qué, no hace falta ni molestarse con estas.