La crisis del sector editorial obliga a adoptar nuevas estrategias para dar salida a la ingente cantidad de títulos que llegan a las librerías. Anagrama ha anunciado hoy que bajará sustancialmente el precio de los libros “más malotes” de su catálogo para fomentar la rotación del stock y “colocar algún que otro bodrio que sacamos en su día con todo el cariño”. Como “megaoferta” de lanzamiento, “Ética para Amador” de Fernando Savater estará disponible en breve por solo 30 céntimos de euro.

“Si un libro es muy malote, lo normal es que se agote”

“Cuando sacas un libro malote o bastante regular al mercado, lo normal es que se agote a los tres días. Pero en todo hay excepciones. Hay escritores de segunda categoría que son tratados por el mercado como si hubieran escrito ‘Crimen y castigo’. Y, claro, no se comen un rosco”, explica Roberto Corenas, directivo de Anagrama. Corenas cree que “a veces no es que un libro no sea suficientemente malo para triunfar, lo que pasa es que su lanzamiento quedó eclipsado por otro truño de más envergadura”. La editorial cree que “si levantamos la alfombra de nuestro catálogo, los lectores redescubrirán pequeñas joyas infumables”.

Las “putas mierdas”, solo para iPad

Los editores consideran que la tecnología es la gran aliada de la morralla literaria. “Como no pesan nada ni ocupan apenas espacio, los lectores de libros digitales se bajan mierdas a diestro y siniestro. Y nosotros tenemos que estar allí ofreciéndoles de todo”, insiste Corenas. Habrá basurillas que se editarán solo para el mercado digital: “Una cosa es que un libro sea malote y otra que sea una puta mierda. Hemos decidido que las putas mierdas solo las editaremos en formato digital o en papel de muy baja calidad, hecho con árboles que también sean una puta mierda desde el punto de vista ecológico”.

Lo peor de Bourdieu, José Antonio Marina, Thomas Bernhard o Ian McEwan pasará en breve a formar parte de la colección “Nuestras mierdas” de Anagrama, cuyos ejemplares nunca llegarán a valer más de cincuenta céntimos.