Ana Pastor, la periodista de Televisión Española, acepta el encargo de El Mundo Today y charla con Peter, uno de los 24 integrantes del célebre juego “Quién es quién” que triunfó en los años ochenta, convirtiéndose en todo un clásico de la diversión en familia.

Ana Pastor: Bienvenido y muchas gracias por aceptar este reto. En primer lugar, me gustaría saber si es usted una mujer.

Peter: No.

AP: Ha respondido muy rápido. Aquí no se le va a juzgar por si es hombre o mujer, quiero que se sienta cómodo en este sentido. Se lo vuelvo a preguntar, y pido por favor una respuesta razonada. ¿Es usted una mujer?

P: No.

AP: Bien, se cierra en banda. Ha venido aquí a hacernos creer a mí y a los lectores que es usted un hombre con una gran barba varonil, una voz grave y todo ese discurso del patriarcado que conocemos de sobra. Ha venido, en definitiva, a defender la imagen de un hombre con barba…

P: (…)

AP: Se lo estoy preguntando. ¿Lleva usted barba? La pregunta es muy clara.

Peter: No.

AP: Déjeme hablar, por favor. Entonces tenemos que aceptar, punto uno, que no es una mujer y, punto dos, que no lleva barba, que no tiene ni un solo pelo en el rostro, ni siquiera bigote… ¿En serio pretende que creamos eso? ¿No tiene bigote? Podría tener bigote y no tener barba. Le pido un poco de valentía; le pido, le exijo, que si tiene bigote lo diga. Con los datos que maneja, ¿tiene o no tiene usted bigote?

P: No.

AP: Cambiemos de tercio. Hablemos de la nariz, un tema muy discutido, un tema clave, si me permite el apunte. Desde ciertos enfoques se ha defendido la imagen de una nariz prominente. ¿Se siente reconocido en este tipo de corrientes? Bill, por ejemplo, tiene la nariz bastante pequeña. Es hombre, no lleva barba, tampoco bigote, y tiene una nariz insignificante, ridícula incluso… Alguien podría pensar que es usted esa persona. Pero vayamos por partes: ¿tiene la nariz grande? Le pido sinceridad.

P: Sí.

AP: Bueno, es un primer paso. Tanto yo como los lectores debemos descartar a Bill de todas las quinielas, e incluso a Sam. A Charles ya no está tan claro que podamos descartarlo… ¿Qué tiene que decir al respecto?

P: (…)

Peter: “No”.

AP: Usted no conteste, que yo insisto, e insisto porque tengo que preguntárselo: ¿Es usted Charles?

P: No.

AP: Pues no es lo que dicen las encuestas. ¿Es usted calvo entonces?

P: No.

AP: A ver, no me líe. Y un respeto desde aquí a todos los alopécicos que nos están leyendo. Quiero que sepa que es un orgullo para los alopécicos no tener pelo, no es motivo de vergüenza. Pero sigamos: Debo entender que se niega a ser visto como el típico calvo con gafas. Porque usted gafas no lleva…

P: No.

AP: Vaya hombre, tiene usted el “No” como eslogan…

P: No.

AP: En realidad era un apunte retórico, no se lo estaba preguntando, Peter. Porque es usted Peter. Con pelo, sin bigote, nariz grande… Es Peter. ¿Es usted Peter?

P: Sí.

AP: Fantástico. Genial. Se confirma, pues. Nos lo está confirmando usted mismo aquí, en esta entrevista en exclusiva. Es Peter, ni más ni menos. Bueno Peter, pues agradecemos que haya tenido la valentía de quitarse la máscara ante la opinión pública. Muchas gracias por participar y le deseamos toda la suerte del mundo.