Trece horas y veinte minutos ha necesitado la cajera de una sucursal de Bankia para contar los veinte mil millones de monedas que le entregó ayer Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno, acompañado de varios camiones y ayudantes que acarreaban pesados sacos de monedas, hizo así efectivo el rescate bancario con el que tanto se había especulado estos últimos días. “Sí, es un rescate que hacemos con deuda pública, es verdad. Pero los españoles deberían estar tranquilos con este tema porque se lo hemos dado en calderilla para fastidiar; es evidente quién sale perdiendo aquí. Ya adelanto que no son los españoles, en Bankia van a estar puteados durante semanas gestionando toda esa chatarra”, afirmó Rajoy.

En su primera intervención ante la prensa desde su investidura, el propio presidente había dejado claro que el rescate multimillonario de Bankia no generaría un mayor déficit público ni provocaría ajustes adicionales en el gasto público y no concretó el mecanismo final que se adoptaría para conseguir el dinero que el banco requiere. Fue él mismo quien, tras mucho pensar en cómo afrontar la situación, dijo “¿Quieren rescate? Pues lo van a tener” y se dirigió al Banco de España a buscar las monedas necesarias para el rescate bancario cargado con una bolsa del Condis entre refunfuños.

Como ya advirtieron diversos barones del PP, la bolsa de plástico no fue suficiente para albergar los casi dos billones de monedas y se han necesitado varios camiones para mover tanto peso, aunque ha sido Rajoy quien ha ido trasladando las bolsas de los camiones a la sucursal del banco en una operación que se ha alargado hasta altas horas de la madrugada. “La chica de la caja ha sido muy amable conmigo a pesar de sufrir las consecuencias. Quien debería contar las monedas son los que han provocado esta situación”, ha protestado Rajoy a la salida de la sucursal esta madrugada, visiblemente agotado tras mover él mismo los 4.370 millones de kilos de cobre sin dejar que nadie le ayudara. “Sin duda, desde el Gobierno hemos hecho todo lo que hemos podido para castigar a los responsables de esta debacle económica, y eso es lo que cuenta”.