Los ministros de Economía de la eurozona alcanzaron el pasado viernes un consenso para poner fin a la crisis y concienciar a la población de que la situación económica actual no puede continuar. Es imposible seguir en esta crisis con la recesión que hay, dado que las arcas de los países europeos no están para dispendios. “La crisis de 2011 salió muy cara y no está claro que pueda mantenerse para todo 2012. Llevamos años viviendo una crisis que no podemos permitirnos, está por encima de nuestras posibilidades y ya no queda dinero para seguir haciéndolo”, explicó el ministro Luis de Guindos a los medios españoles.

“Todos estos años de la crisis muchos han estado viviendo tirando a mal cuando tendrían que haber estado viviendo tirando a muy mal, pero la burbuja ha reventado”, proseguía el ministro. Pese a ello, la mayoría de países de la eurozona abandonará la crisis en 2013 y no antes. El carácter tan pausado de la transición se debe a la resistencia de Alemania, que se opone a finalizar una crisis que tan rentable le ha resultado. El país germano solo ha aceptado superar esta etapa por la presión de sus socios.

Grecia suspenderá también las revueltas de este año

El eurogrupo también ha planteado a Grecia que las revueltas populares organizadas el año pasado no se repitan. “Todos sabemos lo vistosas que son, lo bien que lo pasamos y lo positivas que resultan para el turismo, pero habrá que hacer recortes”. Dado el escaso presupuesto disponible, los griegos tendrán que salir a la calle haciendo ver que están enfadados pero sin recursos para hacer pintadas en las paredes. “Lo que tengan que decir que lo digan de viva voz, que es más barato”.

Los policías griegos, por su parte, tampoco podrán hacer uso de gases lacrimógenos o porras, demasiado caras para la situación actual. Solo lanzarán gritos como “uh, uh” para intimidar a los ciudadanos. Alemania ha presionado a Grecia para que los policías helenos profieran tan solo dos “uh, uh” y no tres “uh, uh, uh” como se había planeado en un principio. “No hay dinero para tres ‘uh’, demos las gracias a que podamos permitirnos dos ‘uh’. En 2013 quizá las revueltas tendrán que hacerse desde casa porque no habrá dinero ni para calles. Sintámonos afortunados”, explicaba un portavoz del Ejecutivo griego.