Jesucristo, el hijo redentor de Nuestro Señor, tuvo a bien aparecerse en el domicilio particular de Natalia Radigales el pasado lunes con la más que probable intención de anunciarle su “segunda venida” y advertirle de que el Juicio Final estaba cerca. “Él me decía que yo era la elegida, que me explicaría a mí lo del Día del Juicio y que yo me encargara de propagar sus divinas palabras sobre el fin del mundo”, explica Radigales.

“Dios Nuestro Señor la ha elegido a ella para anunciar el Apocalipsis porque es la típica mujer que se entera de cualquier cotilleo y se pone a predicarlo a los cuatro vientos a los cinco minutos. ¿Y qué mejor cotilleo que el Apocalipsis?”, explica una vecina de Natalia. “De hecho, en cuanto Jesús se le apareció, le faltó tiempo para bajar a llamar al timbre a todas las vecinas, así, dándose aires de importancia. Si Jesús se le aparece a la Nati es porque sabe lo que se hace”.

“El pobre chico venía a anunciar el Día del Juicio y ella le puso la cabeza como un bombo”

Pese a todo, los inescrutables planes del Señor no han dado los frutos esperados porque la mujer solo se ha centrado en relatar que Jesús va muy mal vestido, que está muy delgado y que tiene el pelo “to churretoso”. También, de mano de los vecinos, ha podido saberse que Dios hecho carne estuvo dos horas en el domicilio y que “en cuanto se olió el percal y vio la que se le veía encima” intentó marcharse, “porque Natalia es de mucho hablar y no escuchar”. La mujer le retuvo enseñándole fotos y sacándole aperitivos como berberechos, tostadas con sobrasada y quintos de cerveza. Insistió también hasta que el Mesías accedió a quedarse a comer, forzándole incluso a repetir el segundo plato y a tomar café mientras ella le explicaba sus cosas. Al final consiguió marcharse con la excusa de que tenía algo de prisa.

Las vecinas de Natalia critican que haya sido ella la elegida para la aparición. “Es la típica que no te escucha y va a lo suyo. Se pone a sacarte comida y a hablarte de su ciática, y al final te vas de allí con la cabeza así. Y del surtido Cuétara no se libra de Dios, esto es así”. Han indicado también que Natalia habría dado a entender que Jesús podría ser su yerno “porque tiene una hija en edad casadera que es fea como el Demonio y a la que intenta emancebar con el primero que pasa, ya sea el butanero, el hijo de la panadera o el Altísimo en persona”.