Falta menos de un mes para que se cumpla un año del movimiento de los indignados, que tomó las plazas reclamando un cambio político, social y económico. Aunque ya se ha convocado una nueva acampada en la puerta del Sol de cara al próximo 12 de mayo, hay facciones del movimiento del 15-M que aseguran que “no se trata de hacer nuevas acampadas porque nosotros nunca dejamos de acampar: llevamos un año viviendo en tiendas, organizando talleres y montando asambleas”. Son palabras de Flaudio Cabrera, portavoz de un grupo de indignados que acampó hace un año en los Picos de Europa y desde entonces intenta llamar la atención de ciudadanos e instituciones en pleno Parque Nacional.

“Hemos hecho sentadas, caceroladas e incluso nos hemos encadenado a los árboles. Pero los indignados de ciudad siguen centrando toda la atención de los medios. De vez en cuando pasa un avión y gritamos ‘¡No nos representan!’, pero a saber si nos oyen”, lamenta Cabrera.

Empezaron “muy a tope” siendo seis personas y ahora solo quedan cuatro. “Es duro mantener la protesta tanto tiempo y en plena naturaleza. Cortas un camino de tierra para presionar al Gobierno y realmente no tienes una percepción inmediata de los efectos que provoca la acción. Sabemos que es un movimiento de largo recorrido y que hay que ir poco a poco, pero es que no viene nadie. Hemos escrito un manifiesto y se lo hemos leído a un guardabosques que se llama Juanjo. Nos prometió que lo difundiría en las ciudades pero necesitamos más apoyos”, insiste el portavoz.

A veces pasan aviones y gritamos “¡No nos representan!”

Los contactos con otros grupos de indignados son escasos “porque aquí no hay cobertura ni hay nada. Un primo informático nos lleva el Facebook desde Badajoz, pero yo creo que hasta que no abramos una cuenta en Twitter aquí no empezará a venir gente en masa”.

“Tomaremos el teleférico de Fuente Dé”

Los acampados en los Picos de Europa amenazan con recrudecer sus acciones de protesta. “Tenemos que llamar más la atención y si es necesario tomaremos una cabina del teleférico de Fuente Dé y la llenaremos de pancartas. Es la única manera de ganar visibilidad, por mucho que obliguemos a parar la circulación del teleférico y perjudiquemos a los ciudadanos. No nos dejan otra opción, queremos que vengan las cámaras de Antena 3”.