La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció ayer una gran campaña contra el fraude fiscal con la que el Gobierno se propone prevenir la evasión de impuestos y recaudar 8.000 millones de euros. Lejos del lema “Hacienda somos todos” -que según el actual ministro de Economía, Luis de Guindos, era “inefectivo y buenrollista”-, la nueva estrategia de comunicación de la Agencia Tributaria “habla al contribuyente en confianza, sin tapujos ni ambigüedades”. Lo demuestra la advertencia “Sabemos lo que estás tramando”, que será la base de la campaña y protagonizará tanto los folletos informativos que se enviarán por correo a los ciudadanos como los anuncios que aparecerán en la televisión.

“Aquí el que no manga es porque no puede o no sabe cómo hacerlo, las cosas como son. Necesitamos una campaña agresiva que devuelva a la Administración la autoridad perdida”, insiste De Guindos. El ministro reconoce que la campaña mediática “traerá polémica, especialmente por la escena del tiroteo”.

Son muchos los publicitarios que cuestionan la conveniencia de dirigirse al ciudadano como si fuera un delincuente. “Se intentó en el pasado y no funcionó. La campaña ‘Leche Pascual para ti, subnormal’ fue un absoluto desastre”, explica Toni Segarra, de la prestigiosa agencia S.C.P.F. El Gobierno, sin embargo, defiende que “nosotros no estamos vendiendo un producto, estamos combatiendo el fraude”. Para lograr este objetivo, pues, no se ha dudado a la hora de emplear “una estética tipo Tarantino” y otros muchos referentes cinematográficos. “Los inspectores de Hacienda están inspirados en el agente Smith de Matrix. En el spot ‘Alégrame el día’, los tíos irrumpen por sorpresa en las casas, piden facturas y tickets de las comidas al contribuyente y luego, ante el menor problema, se ceban a lo loco con toda su familia. De verdad que son anuncios de estos que te quedas a verlos”, explica De Guindos.

La campaña aún no ha empezado y ya se suceden las críticas. “Hablan de una escena del anuncio en la que los inspectores le abren el estómago a un perro para ver si se ha tragado un comprobante de pago. Creo que es totalmente inapropiado y gratuito involucrar a animales inocentes en esta guerra contra el fraude”, ha declarado Dolores Parmalat, portavoz en España de la protectora de animales PETA.