Se han añadido digitalmente sombreros cordobeses y claveles a todos los personajes.

George Lucas, que no quiere molestarse en discutir si una versión andaluza de sus películas está justificada, cree que el nuevo doblaje ofrecerá nuevas lecturas y hará las películas más cercanas a otros públicos, “concretamente a la gente de Utrera”. Luego rompe en carcajadas y enumera: “Olé, siesta, mi muhé, quillo”, palabras que no deja de usar al final de cada frase, como signos de puntuación. Y que, según afirma, ha puesto al final de cada línea de diálogo “porque así es como se hace en Andalucía”.

La nueva versión de las películas -que arrancan con el texto “En una Galaxia muy, muy lejana situada en Andalucía donde todos son andaluces…”- contendrá frases como “siento una perturbación en la feria”, “su carencia de duende me resulta molesta”, “que la grasia te acompañe” o “Luke, soy tu pare”.

El Defensor del Pueblo Andaluz ha enviado un comunicado a los medios protestando por la imagen que se ofrece de los andaluces en la película: “Utilizan las expresiones más tópicas y apenas imitan bien el acento, convirtiendo la trilogía en un tablao flamenco como si las personas con acento andaluz no pudieran protagonizar una saga épica sin convertirla en una jarana sin sentido”. Y lamenta que el doblaje no se haya hecho utilizando a andaluces sino a actores mejicanos que imitan el acento “de una manera ramplona”.

No solo los andaluces se quejan de quedar como “graciosos y pandereteros” sino que entre los catalanes tampoco está gustando esta nueva versión. El hecho de que C3PO sea catalán y se pase la película diciendo “Anda R2-D2, ya podrías invitarte a una Coca-Cola” y “Hablo seis millones de idiomas pero solo me viene de gusto hablar en català” ha motivado que los catalanes protesten por quedar retratados como “tacaños y robots”.

Aunque hace dos semanas que las nuevas versiones pueden encontrarse en Blu-Ray, George Lucas ha querido estrenarlas en un evento especial en Utrera el próximo sábado, donde ya están llegando fanáticos de todo el mundo. “Entre el traje, el viaje, la entrada y la estancia me he gastado unos 5000 euros, pero vengo a ver las películas desde la ironía para luego poder criticarlo en Internet”, explica un fan. “En cuanto George Lucas lea los comentarios mordaces que pienso hacer en mi blog personal se echará a llorar. Tengo 150 visitas diarias, así que yo de él estaría cagadito de miedo”, insiste.