El director de Vodafone no dejó de elogiar “la pasión” con la que están escritas las quejas y reclamaciones. “Esta selección ofrece y confiere emoción, y muchas de sus páginas harán que hasta el lector más duro sienta empatía y compasión”, explicaba. “Como todo arte, es subjetivo, claro. A algunos les parecerá un canto a la frustración, pero yo por ejemplo me descojono vivo al leerlo”.

“No hay nada en estos autores, la mayoría gente anónima como el aquí presente Jaime, que no nazca de la auténtica experiencia de vivir, nada que no emocione o deleite. Ha sido muy difícil hacer la selección porque había mucho material valioso, mucho. Y todo muy intenso”, proseguía Álvarez sin dejar hablar a Jaime. Tampoco Maruja Torres pudo apenas intervenir dado que se pasó todo el acto hablando con el 1004 de Movistar.

En el prólogo del libro se habla un poco de los autores de esta antología: “La mayoría escribe desde la desazón, sin pretensión de conseguir nada con su letra, con el único objetivo de vaciar su corazón. ¿Qué le queda al hombre cuando se enfrenta a una realidad inmoldeable sino escribir? Eso es lo que define a los escritores: escribir para nada, lanzar sus letras al viento sin esperar nada a cambio”. El libro está dividido en cinco partes temáticas: ira, esperanza, ilusión, perseverancia y amenazas legales.

El director de Vodafone ha querido aclarar que la compañía “en ningún momento” ha intentado apropiarse de los escritos dejados por sus usuarios y que, de hecho, se les facilitará la tarea de reclamar su autoría. Para ello, solo tendrán que llamar al teléfono 123 y, una vez prueben ser los autores del texto publicado, se les descontarán los royalties correspondientes en la próxima factura.