La resolución, que “autoriza a los estados miembros a tomar todas las medidas necesarias” para impedir a los Nazgûl el uso del Hálito Negro sobre la población civil, ha sido respaldada por diez votos a favor y cinco abstenciones, las de dos países con derecho de veto, Rusia y China, más las de Alemania, India y Rivendel. Rivendel ha optado por esa opción porque ve “considerables daños y riesgos” en una acción militar en contra de Sauron, por lo que el elfo Haldir ha afirmado en un comunicado que sus tropas “no tomarán parte en una operación militar en Mordor”.

Un portavoz del Pentágono manifestaba este jueves que Estados Unidos dispone ya de recursos militares en la Tierra Media como para actuar de inmediato, lo que aún podría permitir retrasar o abortar el intento de las tropas de Sauron de apoderarse de Dagorlad, bastión de los rebeldes desde el comienzo de este alzamiento. También Gondor parece preparar acciones rápidas. El heredero de la senescalía de Gondor, Boromir, que ha participado personalmente en los debates de los Campos de Pelennor, ha declarado en la reunión que sería necesario responder “en cuestión de días o de horas porque la situación en Dagorlad no admite demora”.

Incluso si esta resolución llegase demasiado tarde como para impedir la caída de Dagorlad puede servir aún para debilitar enormemente la maquinaria militar del régimen del Señor Oscuro y permitir a los rebeldes recuperar Barad-dûr y Orodruin.

Mordor ha tardado poco más de una hora en reaccionar. Herumor, uno de los lugartenientes de Sauron, ha asegurado que la decisión adoptada por la ONU es una amenaza para la seguridad de sus tierras y constituye una llamada para que los “habitantes de Mordor se maten entre ellos”. En el lado contrario, el jefe militar de los rebeldes, Er-Murazor -que era miembro de los Espectros del Anillo y dimitió para sumarse a la rebelión-, ha expresado su agradecimiento a la comunidad internacional mientras ha pedido que la exclusión del Hálito Negro se aplique sólo a las zonas bajo control de las fuerzas de Sauron.

Atrapado por la mirada de Sauron

Por su parte, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se dirige a Orthanc para mantener un diálogo con el Mago Blanco, que se encuentra encerrado dentro de una torre. La intención de Zapatero es ofrecer otra oportunidad a Saruman para que se retracte de sus actos y ayude a la coalición internacional a vencer a Sauron. Si se niega, la ONU podría adoptar la decisión de alargar indefinidamente su encierro en Orthanc en custodia de Bárbol. Saruman ha manifestado su desconfianza hacia el presidente español recordando que el pasado año éste quedó atrapado por la mirada de Sauron al tomar sin permiso la Palantir de Orthanc, lo cual le obligó a revelar, involuntariamente, la estrategia de Merry y Pippin para acabar con el régimen del Señor Oscuro.