Andrea Arlés concluyó que su vida era una farsa cuando, hace seis meses, descubrió que las flores que había estado regando, acariciando y desparasitando durante diez años no eran más que imitaciones de plástico. “Es como cuando ves la ciudad desde el avión y te parece preciosa. Luego te acercas más y más, aterrizas y no sabes cómo pero acabas en una calle que huele a orines. Si profundizas, te das cuenta de que estás en un pozo lleno de basura. Y piensas: ‘Tonta yo por profundizar’” sentencia la entrevistada, que ha estampado su pesimismo en un libro titulado “Joder”.

Arlés me ha invitado a comer a su casa -”que en realidad ni siquiera es mía, es de alquiler”- y me sirve un plato de lentejas precocinadas “que a saber lo que llevan”. Me cuenta que antes compraba comida buena de mercado pero ha acabado desistiendo: “Si vamos a comer mierda, comámosla de forma honesta y sin autoengaños”, declara. Pese a todo, el plato está rico y así lo expreso, pero la entrevistada apunta que “ahora te están aprovechando pero a media tarde te sentirás como destrozado por dentro”.

El título de su libro, “Joder”, alude a lo primero que exclamó cuando se dio cuenta de que había estado regando unas flores de plástico. “Se me cayó el tiesto al suelo y las flores quedaron clavadas en el parqué, como un tentempié. Vi que aquello no podía ser orgánico y entonces exclamé ‘¡Joder!’. Me las había regalado mi marido. Las putas flores me las regaló él y se calló que eran de plástico. ¡Se calló incluso cuando vio que las regaba!”, se lamenta la autora.

Mi marido veía cómo las regaba y se callaba porque también es un falso

Ahora Andrea espera que el libro le proporcione suficientes ingresos para aguantar un tiempo sin trabajo. “Curraba en un departamento de Recursos Humanos. Casi todos los aspirantes mentían en sus curriculums. Una vez vino un tipo que mintió sobre su formación para obtener un puesto de trabajo que ni siquiera existía. Había visto un anuncio engañoso. Le dije: ‘¿Ahora qué vas a hacer?’ Y me respondió: ‘La verdad es que ya tengo trabajo, en realidad no necesitaba este puesto pero tampoco pensé que fuerais a dármelo’”.

Al despedirme, Andrea Arlés me dice que no leerá esta entrevista porque sabe que no se verá reflejada en ella. “Quizá ni siquiera la publicas. Quizá te equivocas con mi nombre. Quizá he perdido el tiempo contigo”, confiesa con desoladora resignación. Luego, ingiere tres o cuatro pastillas de un bote como si le fuera la vida en ello: “Son pastillas de placebo puro, pero de momento es lo único que me calma”.

Domicilio de la entrevistada.

- Lentejas precocinadas.
- Agua del grifo.
- Placebo.

Total: cortesía de la entrevistada.

23 Comentarios de ““Llevaba diez años regando unas flores de plástico””

  1. Matt dice:

    Joer que risa con lo del libro. Este me ha gustado mucho, de verdad, da para un largo sketch de peli española o sajona…no sé, me lo imagino en un capítulo de una serie….

    Enhorabuena de nuevo, este ha estado genial. Ya se que parezco un pelota ultimamente, pero si es bueno es bueno. y si es malo es malo, y hoy es viernes, ayer fue jueves, pasado sábado y al día después del sábado es domingo, pipiripingo….como la canción esa del Yutú que han votado como la peor de nunca de siempre.
    Por cierto, las flores de plástico son un ahorro y un avance, no se vosotros pero yo tengo la casa atiborrada porque el chino de abajo por 1 euro me da unos racimos espeluznantes!!!…y mucho más ecológicos, donde va a parar…pero no soy tan gilipollas como para regarlas, con un poco de abono basta y que les de el sol!! que van cambiando el color a mucho más bonito que las otras que se ponen en la arena y todo el lío ese.
    Meviamerendar.

  2. macarroncito dice:

    El artículo me ha desbaratado el poco equilibrio emocional de que disponía…
    ¡¡Hija que lástima!!…¡¡Pobre Andrea!!
    No se como tenéis el valor del árbol medio caído, que se hace leña (o eso).

    Ahora, una cosa quiero decir: hay que tenerlos cuadráos para vacilar a alguien con unas manos como las de la tal Andrea…Son dos (2) bacaladas.
    Me la imagino de mala leche y repartiendo hostias y…

    No obstante –y con lo que lleva sufrido–, se la nota “mucha mano izquierda”.

  3. Douglas Kimball dice:

    Impagable de principio a fin. Buenísimo.

  4. Maricarmen dice:

    jajajajajaja, lo de las pastillas placebo que son lo único que la calman es genial….jajaja

  5. Hijo Andrea Arlés dice:

    No se puede jugar asi con los sentimiento de la gente, habeis perdido un lector.

  6. Nodoka dice:

    Pobre Andrea, voy a ver si le compro el libro, que lo suyo fue un trauma de los que desequilibran a cualquiera…

    Por cierto, Matt, te odio, yo que por fin había conseguido olvidar esa canción… xDD

  7. ErDracu dice:

    Soy una planta de plástico, y a nosotras también nos gusta que nos mimen. Habéis perdido una Andrea.

  8. viana dice:

    No, repetición.

    Sólo salvaría al artículo decir que doña Arlés, es la señora del que estuvo lavándose la cara en el bidé 20 años (o más).

    Como venganza pasaría, como autocopia, no.

  9. Zeke dice:

    Solo agregar que lo mejor del artículo es cuando, como en mi caso, uno tiene una amiga que DE VERDAD se ha pasado no diez años, pero sí 6 meses regando una planta de plástico que tenía en el pasillo de su piso… ESO SÍ QUE NO TIENE PRECIO!!!!

  10. Diocleciano Rius dice:

    A la par que un gran artículo, este texto es una magna lección de filosofía. Falta, pero, un post-scriptum que atempere la zozobra en la que se ve sumida la pobre Andrea. Las flores de plástico son un invento maravilloso que alegran los camposantos y hacen olvidar el anonimato en que caen sus moradores 364 días al año (las flores de verdad son muy perecederas y se tienen que cambiar a menudo). También los núcleos rurales del solar patrio se ven animados por su presencia, sobretodo en segundas residencias que, de otro modo, reflejarían únicamente soledad y abndono.
    Os he de ser sincero… no habéis perdido un lector.

  11. Medicamento placebo dice:

    Soy un medicamento placebo y habeis perdido una flor

  12. Ya ves tú dice:

    Hace ya años una vecina nos estuvo regando todo un verano unas plantas de plástico. Son cosas que pasan.

  13. Persiguiendo extraterrestres dice:

    Acabo de descubrir esta web y me encanta. Están muy bien redactados y escritos los artículos, y son para desternillarse.
    Más iniciativas como ésta hacen falta en el mundo.

  14. tony dice:

    Yo no lo he entendido, lo siento…..

  15. yo sí dice:

    No te preocupes tony que yo te lo explico. Es normal que te líes.
    Lo que no dice la noticia es que esta señora hablaba a las plantas y un día decidió fumarse unas cuantas hojas. Al darse cuenta de que las plantas le respondían en chino sospechó que pudieran ser de plástico como las del todo a 1€.
    ¿A que ahora ya lo has entendido?

  16. Cándida Bergen dice:

    ¡Sois la repera!. No tiene precio lo que nos hacéis reir. Eso es una terapia y lo demás son tonterías.

  17. Plantador dice:

    Habeis perdido un fabricante de plantas de plastico

  18. Pepa dice:

    Tal vez no sirva de nada, pero yo también soy afectada por una planta de plástico… era un cáctus y pensé que su flor fucsia era verdaderamente exótica.. hasta que descubrí que ni siquiera pinchaba.. vaya cactus… era de los chinos así que dejé de regarlo y no pasó nada! Lo que peor llevo son los litros de agua que desperdicié por él.. no se lo merecía! y yo venga cantarle… no hay derecho, cuanto desalmado vendiendo plantas de plástico por favor, nunca mais!

  19. Hector dice:

    Que vida mas triste y conmovedora. Y el marido un auténtico hijo de Buda con todas las letras. Pero ya sabeis lo que dicen, nunca te acostarás sin sueño, que no hay manera de dormirse.
    Que le sirva de ejemplo para la próxima, es capaz de comprarse un arbol de plástico para la Navidad y esperar a que de jamones de bellota, o talegos de 500.

  20. Jaime dice:

    Coño, esta señora y el tío que se lavaba la cara en el bidé tendrían que crear una plataforma de afectados.

  21. lágrimas de orín dice:

    yo la entiendo perfectamente, estuve 2 años alimentando y acariciando a mi gato hasta que un día me pidió la paga y un cigarro, y vi que algo raro pasaba.
    la vida es una gran mentira, que se compre otras flores y otro marido.

  22. Krupp dice:

    Puig, Puig! Asì voce me mata…
    Enhorabuena, que risas!!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: Andrea Arlés concluyó que su vida era una farsa cuando, hace seis meses, descubrió que las …
  2. Llevaba diez años regando unas flores de plástico - [...] Llevaba diez años regando unas flores de plástico www.elmundotoday.com/2011/03/llevaba-diez-anos-regando-un...  por y_tal el 16:47 UTC [...]
  3. Llevaba diez años regando unas flores de plástico | Desde.CO - [...] » noticia original [...]
  4. PASSOU 10 ANOS REGANDO FLORES E DESCOBRE AGORA QUE SÃO DE PLÁSTICO « ANTENA PARANÓICA - [...] “Eu tinha dez anos de rega flores de plástico” Li essa notícia postado por Xavi Puig, no blog El …
  5. optimiso y pesimismo | Pearltrees - [...] “Llevaba diez años regando unas flores de plástico” Y piensas: ‘Tonta yo por profundizar’” sentencia la entrevistada, que …
  6. “Llevaba diez años regando unas flores de plástico” | R-evolución - [...] El Mundo Today Comparte estoMe gusta:Me gustaBe the first to like this. [...]
  7. “Llevaba diez años regando unas flores de plástico” » Yo Evoluciono - [...] El Mundo Today [...]

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

OTRAS NOTICIAS

Un conejo dona su cuerpo a una paella

Expresó su última voluntad en una carta >>

El Mundo envía a un corresponsal al Carajo

EL REPORTERO CONSIDERA QUE NO HAY NADA QUE CUBRIR ALLÍ >>

Publican la correspondencia secreta entre Fofó y Miliki

LAS CARTAS REVELAN SERIAS DISCREPANCIAS TEÓRICAS >>