La Guardia Civil ha intervenido esta mañana en el puerto de Barcelona un cargamento de 1400 kilos de cocaína. La alarma, sin embargo, ha saltado cuando se ha comprobado que la sustancia estaba en mal estado.

“Hemos alertado a todos los creativos publicitarios del país pero hemos llegado tarde: la mayoría ya lleva tiempo consumiendo esa droga y no sólo están bloqueados a nivel creativo sino también ensimismados y deprimidos” ha declarado esta mañana el teniente Tarrinas, encargado del caso. “Tener a todos los creativos inoperativos puede conducir a España al colapso”, ha añadido.

Pese a que el Gobierno intenta que no cunda el pánico entre la población, muchos españoles ya se preguntan qué pasará cuando necesiten que alguien les diga qué comprar, qué tipo de vida tener o hasta qué punto no persiguen sus sueños. De hecho, es tal el ambiente de inestabilidad que se ha tenido que volver a declarar el Estado de Emergencia, como ya se hizo tras el colapso aéreo que sufrió el país con la huelga de los controladores aéreos.

“Hemos puesto a soldados a hacer de creativos y el resultado está siendo estupendo. Piensan eslogans como ‘Bebe Pepsi, es una orden’, ‘Todo por El Corte Inglés y por la Patria’, ‘Nasío pa iMaquear’ y ‘Flex, ¡Descansen!'”, comenta el General Padilla, militar al que han puesto a cargo de las principales agencias de publicidad del país. “A mí me parecen campañas buenísimas las que están haciendo nuestros buenos muchachos. Sin embargo parece que no son del gusto del cliente. Pero se van a joder porque esto es lo que hay. Francamente, si uno quiere vender bien un producto lo único que tiene que decir es que es español. No hace falta más”, sentencia el militar.

Mientras los militares aprenden a hacer su trabajo, los creativos permanecen de baja intentando recuperar sus habilidades motrices. “No tengo ganas ni de jugar con la pelota de tenis mientras los demás trabajan. En mi interior siento un vacío insoslayable que me consume de dentro hacia afuera. Como una especie de feto carnívoro que me devora las entrañas. Aunque, claro, no sé si existen fetos carnívoros. Y además yo soy un hombre así que creo que es muy poco probable que pudiera quedarme embarazado. Y mucho menos de un feto carnívoro. En cualquier caso, es un riesgo que no estoy dispuesto a asumir y voy a intentar castrarme o algo. Ay Dios, no lo pasaba tan mal desde que se me rompió mi patinete de pensar”, comenta uno.

En otros sectores, el alijo de cocaína en mal estado también está haciendo estragos: el 90% de los guionistas de humor han dejado de llevar camisetas divertidas de películas de los ochenta y han empezado a buscar trabajos de verdad. José Blanco ha asegurado que nuevos cargamentos llegarán pronto a las costas españolas por las vías rectales tradicionales y que, por tanto, los creativos publicitarios podrán reincorporarse al trabajo poco a poco.

“Una pena, porque luego te hacen unas mamarrachadas que sólo entienden los sodomitas. Yo creo que la creatividad de nuestros soldados está muy por encima”, sentencia el general Padilla.