Siguiendo las recomendaciones del Banco Central Europeo, el Ministerio de Economía ha decidido implantar en España unos nuevos billetes de cero euros con el objetivo de generar “un efecto psicológico de recuperación económica en los sectores más deprimidos”, en palabras de Elena Salgado.

La ministra de Economía y Hacienda cree que es fundamental que los pobres “tengan algo de efectivo y puedan devolver el cambio cuando se les da limosna, participando así en el juego de la economía y sintiéndose parte de él”. Salgado ha mencionado también un estudio del Comité Económico y Social Europeo según el cual “la introducción de moneda sin valor en el mercado es fundamental para la adquisición de productos que no valen una mierda”.

Los primeros billetes de cero euros estarán disponibles a partir de la semana que viene y su adquisición será completamente gratuita “como gesto de buena voluntad por parte del Gobierno”.

Elena Salgado ha reconocido que la introducción de los nuevos billetes tenía que producirse hace seis meses, pero su diseño facilitaba su falsificación. “Preferimos esperar a que cumplieran todos los requisitos. Ahora también son impermeables, de modo que si se mojan con vino barato no pasa nada”, añade la ministra. Con el fin de que no se tengan que desplazar “porque bastante tienen con lo que tienen”, los pobres podrán retirar efectivo sin valor “en los mismos cajeros en los que duermen”.

La llegada de los billetes de cero euros ha levantado expectación en los colectivos marginales. “Estábamos hartos de vivir sin dinero en los bolsillos. Ahora sólo pedimos a los bancos que concedan hipotecas de mentira y créditos para pagar a nuestros hijos la matrícula de la universidad de la calle” afirma Josechu Expósito, portavoz de la asociación Dame Argo.