La tranquila localidad guipuzcoana de Azkoitia ha vivido esta mañana con cierto ajetreo la llegada de cientos de curiosos y periodistas que han acudido al pueblo para presenciar un supuesto milagro acontecido en la Iglesia de la Vila: el pasado sábado, el párroco encontró, junto a una de las imágenes de la parroquia, un papel en el que se había aparecido, con total nitidez, la efigie del hijo de Dios.

Su descubridor ha dado esta mañana una rueda de prensa, acompañado de otros miembros de la comunidad eclesiástica, para mostrar al gran público la aparición que, según él, constituye una señal de la furia de Dios en torno a temas como el aborto, el ateísmo y el papel que adopta el hombre ante ellos. “Es inequívoco. No es como aquellas tostadas en las que se puede apreciar lejanamente el contorno de la Virgen; en este papel se aprecia a Jesús con una nitidez pasmosa. No ya su cara, sino también sus ropas, sus pupilas y los rizos de su divina barba… Y, por si a algún escéptico o descreído sigue pensando que no se trata de Jesús sino de un imitador o del diablo haciéndose pasar por él, sólo hay que mirar en la parte inferior donde pone su nombre en mayúsculas”.

El párroco ha hecho oídos sordos cuando los periodistas le han explicado que la supuesta aparición podía ser en realidad una simple postal o una estampa. “Nada se escapa al poder del Señor. Dicen ustedes que esto es una impresión offset pero yo digo que Dios no es ajeno a los pigmentos industriales ni a los píxeles”, ha protestado con indignación. “¿Acaso Dios no podría haber ordenado Él mismo todos esos pigmentos de una manera fina y precisa para que viéramos a su hijo? A los que van de escépticos y ateos les diré que hace falta muchísima más fe para creer que todos esos pigmentos se han ordenado al azar que para creer que los ha ordenado un Creador inteligente y todopoderoso”.

Algunos asistentes -muchos de ellos cristianos que se han desplazado al lugar de los hechos para sostener en sus manos la cartulina- han hecho notar, una vez que el cartón ha pasado de mano en mano, que en la parte reversa del “milagro” podía encontrarse un calendario de 1978. El párroco no ha disimulado su enfado: “¿Es que Jesús es ajeno al tiempo? En su bondad nos ha dado un calendario de los años setenta. Probablemente haya un mensaje ahí. Un mensaje que no podemos entender. O sí: justo en 1978 Juan Pablo II inició su pontificado”.

No es la primera vez que alguien ve a Jesucristo estampado en una superficie plana. En 1996, un camionero de Chicago aseguró que la figura de Cristo se le había aparecido en el brazo y en la carrocería del trailer junto al logotipo de los Rolling Stones.