Cerrar

El Mundo Today para iPhone y iPad

Disfruta de nuestra veracidad en retina display

“Opero a mis pacientes en casa para que mi madre lo vea”

LOS ALMUERZOS DE EMT

Rosana García tiene aquella costumbre propia de algunas madres que usan a su hijo como si de un muñeco de ventrílocuo se tratara. Cuando intento preguntarle cualquier cosa al doctor Muralla, la madre siempre se adelanta y contesta frases al azar que no tienen mucho sentido como “Díle que actualmente se abusa demasiado de la cirugía lamparoscópica”. No lo hace, evidentemente, con la intención de que su hijo lo repita, sino para justificar sus constantes intromisiones.

Cuando Rosana se va a la cocina para preparar los macarrones, el doctor Muralla tose y pide que disculpe a su madre. “Tiene un carácter fuerte”, argumenta. Y explica que lo de llevarse los pacientes a casa empezó a hacerlo porque ella siempre le echaba en cara que no tuviera un trabajo de verdad, como su difunto padre, que era encofrador.

“No lo hago sólo para que se sienta orgullosa, es que además el horario de quirófano es complejo y a ella le molesta mucho que llegue un poco tarde a casa, asi que empecé a traerme el trabajo aquí. Si puede hacerlo un profesor de escuela no sé por qué no voy a hacerlo yo, que cobro más y salvo vidas”, se queja. “Esto tendría que generalizarse, aliviaría el estrés de muchos cirujanos que no pueden trabajar rodeados de su familia o en la terraza de su casa cuando llega el veranito”.

“Dile que no, que lo que pasa es que hay que estar muy encima tuyo en todo”, interrumpe la madre sacando una enorme fuente con macarrones de la cocina. “Se pone ahí en el salón a operar y tengo que estar yo al lado porque lo ves coger el bisturí y como que no se decide. Y yo le digo ‘corta, corta ahí sin miedo, hombre’. Pero él se lo mira todo mucho y va con muchísimo miedo el muy cagueta. Se pone muy tenso, no se le puede decir nada y suda una barbaridad. Yo no sé si fuera de casa será así, pero como sea con todos igual es que se lo comen, se lo comen vivo. Y con las chicas ya ni digamos”.

“No es que yo sea inseguro o no sepa hacerlo sin ella, es que me ayuda muchísimo. Es como cuando salgo con mujeres: me gusta que la conozcan en las primeras citas o que ella nos acompañe porque así no nos quedamos sin conversación”, explica Muralla mientras come los libritos de lomo que ha preparado su madre. Ella misma le ha cortado la comida a trocitos pequeños para que no se atragante.

“Yo no sabía nada de cirugía, aunque he deshuesado muchos pollos y muchos lenguados para que el doctor no se ahogue”, dice Rosana poniendo cierto rentintín en lo de “doctor”. Mientras le pela una mandarina a Pedro, asegura que al final ha acabado aprendiendo un poco y que ahora es ella la que se encarga de hacer los “zurciditos” de las incisiones porque “queda feo” que un hombre cosa. Luego me pregunta si tomaré un “orujito” de hierbas y, dirigiéndose a su hijo, ordena: “Dile que tú no tomarás porque tienes un transplante de hígado esperándote en la salita”.

Domicilio de los Muralla.

- Macarrones.
- Libritos de lomo.
- Mandarinas.
- Café.
- Orujo de hierbas.

Total: cortesía de la madre del entrevistado.

10 Comentarios de ““Opero a mis pacientes en casa para que mi madre lo vea””

  1. javi el fan dice:

    joder cabrones, otra vez llorando de risa

  2. atento dice:

    demasiado largo….

  3. la muñeca manca-cojonera dice:

    e título debería haber sido una frase de la madre. con todos mis respetos y reverencias, que las hay.

  4. Jorge Javier Vázquez dice:

    Ahora entiendo por qué a una famosa le salía una peperomia por el ombligo. Aunque no diré nombres, puedo contar que un famoso torero, al dejarla, declaró que había demasiada tierra por medio de los dos… ¡claro!, la que se le había caído con maceta y todo al torpe del cirujano ese cuando le extirpó el apéndice. Y luego le echaría la culpa a su madre, cabroncete.

  5. Mateo dice:

    Ya es hora de comprarse un pisito e independizarse majete. A mi un cirujano me dice que me va a operar en su casa porque su madre se molesta… i vamos primero me parto el culo y luego le mando a paseo, y si el cirujano se siente idispuesto en un determinado momento de la operación? Quein operaría, su madre? una cosa es que enseñes a chavales a estudiar en un ambiente que es mas agradable que una clase y otra cosa esque estés arriesgando la vida del paciente por satisfacer a tu mama. Me parece patético el comportamiento de este doctor.

  6. Aristype dice:

    Lo que tiene es que anestesiarla de una puta vez. Que coñazo de tia, ostias. Seguro que los macarrones eran una mierda. Y si, si, madre no hay más que una, pero menos mal visto lo visto; que si tiene este dos o más, se corta las venas o se las deja largas, que parece algo güevón.

  7. Se lleva el trabajo a casa??? Jejejejeje!!!

  8. nelida dice:

    lo de llevarce el trabajo a casa para que su madre lo vea no lo veo claro mi hija es medico me comenta ,,pero ami casa no le veo llevarce el trbajo,,,pero bueno la chica tendra sus razones ,,,lo de despedirla es queee haooora como estaannn las cosas todo lo aprovechan.

  9. SurgeOnTheRoad dice:

    Yo soy cirujano hace 20 años, y me llevo a mi mujer a quirófano, es más barato, paga la luz el hospital, y ella me puede controlar si ve que me cabreo, como Supernanny…
    Ahora me sale mucho mejor.
    La última vieja que se nos murió la escondimos y nadie dijo nada, ni preguntaron por ella los muy caBRONES…
    COMO PA HABERlo DICHO!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

OTRAS NOTICIAS