Todos los españoles que renueven su DNI a partir del próximo mes de diciembre y que cumplan los requisitos exigidos podrán solicitar un documento que les identificará como “mejores que el resto”. Con este nuevo carné, el Gobierno pretende situar a España “a la vanguardia mundial de la gente que, en definitiva, es superior”, según ha expresado Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro del Interior.

José Luis Rodríguez Zapatero ha querido distanciarse de quienes tildan la medida de clasista alegando que los requisitos para obtener el nuevo DNI van más allá del poder adquisitivo. “Hay gente que la ves entrar y ya sabes si vale o no vale antes de que abra la boca. Este carné acredita que los que valen, valen” insiste el presidente.

“No es una marginación de los inferiores o de la gente normal”, se defiende Rubalcaba, “sino una justa recompensa para los que están tirando del carro, ya sea porque son grandes empresarios, deportistas de élite o porque, simplemente, son guapos y carismáticos. Los típicos que nunca se quedan fuera en una discoteca o a quienes cualquier trapito les sienta bien. Gente con clase”.

A partir de ahora, cualquier ciudadano en posesión de un DNI Oro podrá hacer uso de él para saltarse una cola, dejar el coche en doble fila o sacar chicas a bailar. Aunque se estima que sólo mil personas podrán optar al nuevo documento, hay quien asegura que no lo va a necesitar. “Quizá no soy un tipo guay, pero somos muchos los españoles feos que conseguimos las cosas por nuestros santos cojones sin tener que enseñar el DNI. Yo tengo el carné caducado desde el ochenta y dos, pero tengo un par de huevos y una mala hostia que cualquiera me dice que no” explica un ciudadano que, por su arrojo y su contundencia, ha sido propuesto para recibir el primer ejemplar del carné aunque no lo necesite.