- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

La policía advierte de un timo  que consiste en que tus auténticos hijos te hablen por Whatsapp para pedirte dinero y alojamiento

Los usuarios bajan la guardia ante estos estafadores porque efectivamente son sus hijos

Este contenido es posible gracias a las personas que respaldan El Mundo Today con su suscripción. Ayúdanos a seguir siendo el mejor medio de información del país y suscríbete.

La Policía ha advertido a través de sus redes sociales de una estafa vía Whatsapp que han detectado últimamente y que puede hacernos perder grandes sumas de dinero: consiste en que tus auténticos hijos (y no como hasta ahora, falsos hijos que aseguraban haber perdido el móvil y necesitar una transferencia urgente de 500 o 1000 euros) se ganen tu confianza y acaben pidiéndote comida, alojamiento y dinero en efectivo. “Se ganan nuestra confianza a base de mensajes de cariño y chantaje emocional, pero hay que tener muy claro que son ladrones”, explica la agente en el vídeo difundido, en el que se detalla la técnica que utilizan estos cacos para robar. 

Los estafadores, tus auténticos hijos, a los que has criado durante años, comenzarán hablándote por Whatsapp con mensajes tipo “mamá hoy tengo entreno y llegaré tarde”, “voy a ver a la abuuu” o “muaaaaksss”, pero tarde o temprano pedirán dinero con el pretexto de una excursión escolar, el cumpleaños de una amiga, la matrícula del básquet o la necesidad de comprar ropa nueva. Es a partir de este momento cuando los delincuentes irán pidiendo más y más, sin parar. 

“Te van drenando poco a poco cada mes y cuando te quieres dar cuenta, ya es tarde”, dice la agente. 

Si bien a simple vista parece obvio que se trata de un timo, los ladrones pueden ser muy persistentes. Es así como convencen a los usuarios de compartir su vida con ellos y cederles una habitación en casa durante veinte o treinta años. Algunos logran persuadir a sus víctimas para hacerse con una copia de las llaves. 

Sin embargo, la estafa no termina ahí. Una vez la víctima cede una habitación de su casa, el siguiente paso es que el estafador logre que le den cariño durante décadas, desde la niñez hasta la muerte de sus víctimas. Lo más escandaloso es que consiguen acceso a los datos sensibles como la contraseña del wifi, Netflix e incluso, en ocasiones, datos bancarios.

La Policía Nacional recuerda que es más barato darle mil euros a un delincuente que se hace pasar por tu hijo que mantener a tu auténtico hijo.

spot_img

Apúntate a nuestro boletín de titulares

Últimas publicaciones

spot_imgspot_img