- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

La revista Mongolia, en apuros después de que un testigo clave de su defensa, Jesucristo, no se presente al juicio

Los editores de la revista Mongolia, Darío Adanti y Pere Rusiñol, imputados por el delito de “ofensas a los sentimientos religiosos”, contaban con un testigo clave en su defensa que finalmente no se ha presentado al juicio, lo que les deja en una situación algo delicada. “Jesucristo, el Hijo de Dios, tenía que venir esta mañana y finalmente no ha hecho acto de aparición y nos ha dejado un poco…”, reconocía Adanti a las puertas del juzgado.

La querella contra los editores de la revista Mongolia fue interpuesta por la asociación Manos Limpias por la portada de su publicación el pasado diciembre que, según los autores, “a Jesucristo le flipó”.

“Se nos apareció y nos dijo eso para dejarnos tranquilos, aunque al principio nos asustamos porque nosotros éramos ateos recalcitrantes y eso ha cambiado, naturalmente”, ha reconocido Adanti, que pese a su conversión al cristianismo asegura que seguirán permitiendo a los colaboradores de la revista hacer chanza con cualquier religión.

“Él nos dijo que el chiste no le había hecho mucha gracia pero, evidentemente, en su magnanimidad, y también por su historia personal, estaba a favor de la libertad de expresión y de que todo el mundo pueda reírse de lo que quiera”, ha explicado Adanti a la prensa, en referencia a lo que le dijo Jesucristo cuando se le apareció.

Amnistía Internacional se ha expresado en diversas ocasiones para lamentar esta causa y reclama la urgente modificación de los artículos del Código Penal que atentan contra la libertad de expresión y que contravienen los estándares internacionales de derechos humanos, y destaca que diferentes organismos internacionales como el Consejo de Europa han reclamado la despenalización del delito de blasfemia.

Ya que la intervención del “testigo estelar” ha quedado en suspenso, la revista confía en que el cauce judicial llegue a buen puerto y recuerda que “no debería ser necesario que aparezca el propio Jesucristo a explicar cómo funciona la libertad de expresión”.

spot_img
spot_imgspot_img
spot_img

Últimas publicaciones

AQUÍ PODEMOS PONER...

Cosas vuestras. Desde una imagen, a diversos enlaces a diversas categorías.