- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La Federación de Fútbol, incómoda por el hecho de que la cabeza de Khashoggi vaya a hacer de balón en la Supercopa que se celebrará en Arabia Saudí

PREOCUPA QUE, AL HABER SOLO UNA CABEZA, SE PIERDA MUCHO TIEMPO CUANDO SALGA FUERA DEL CAMPO

Aunque el hecho de que el país no respete los derechos humanos no haya sido un impedimento para cerrar el acuerdo de jugar la Supercopa de España en Arabia Saudí, desde la Federación Española de Fútbol han reconocido que están «algo incómodos» con que la cabeza de Khashoggi vaya a hacer de balón durante el torneo.

“De esto no se habló durante la negociación”, reconoce el presidente de la entidad, Luis Rubiales. “No entramos a juzgar la cultura de nadie y menos de un país tan rico, pero no será plato de buen gusto”, confirmaba esta mañana.

En la RFEF molesta que la elección del balón oficial no haya sido consultada y que se haya optado por la cabeza cercenada de Jamal Khashoggi, periodista exiliado muy crítico con el príncipe heredero del país saudí. “No sabemos si rodará bien o si hará efectos extraños que confundan a los porteros, algo que sin lugar a dudas afectará el espectáculo”, protestan desde España.

El hecho de que solo haya una cabeza de Khashoggi también preocupa en la federación. “El fútbol es cada vez más dinámico, no podemos estar perdiendo tiempo cada vez que la cabeza salga fuera del campo”, lamentan. De momento, ni Adidas ni Nike se han atrevido a poner su logotipo en la cabeza del periodista asesinado en el consulado de Arabia Saudí situado en Estambul.

Para no incomodar a los reyes de Arabia Saudí, Luis Rubiales ha pedido a las mujeres españolas que, en lugar de ver el torneo por la tele, se dediquen a llevar aceitunas y cervezas a sus maridos.