- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Intentan organizar una boda sencilla y acaban montando un musical de Broadway

“Queremos una ceremonia tranquila, solo con la familia más cercana y el grupo de amigos de siempre”. Así anunciaron Loli y Julián, ambos naturales de Ávila, su inminente enlace a su círculo más cercano. Sin embargo, tras dos meses intentando organizar una boda sencilla, han acabado montando un musical de Broadway que se estrenará el próximo 24 de diciembre y del que ya se han vendido todas las entradas.

“Sigue siendo una cosa pequeña para los más íntimos, aunque ahora la protagonizarán Meryl Streep y Jeremy Irons, los cuales ya son como de la familia”, reconoce Loli. Desde el pasado mes de marzo, la pareja tiene su propia compañía de teatro y también una pequeña productora, con las que han contratado a los 1200 bailarines y a los 250 animales salvajes que formarán parte de la sencilla ceremonia con la que pretenden celebrar su amor de forma tranquila delante de sus familiares y amigos más cercanos.

Para comodidad de los invitados, la pareja lo ha dispuesto todo para que los asistentes no tengan que moverse de la ciudad, en concreto de la ciudad de Nueva York, donde fletarán una serie de Airbus A380. “Que los invitados traigan solo una maletita con lo básico porque va a ser una cosa muy de andar por casa”, reitera Julián desde el aeropuerto Internacional John F. Kennedy, en el que se encuentra cerrando un acuerdo de alquiler para la semana de la boda.

La novia ya ha dejado claro que no quiere el típico vestido de novia, así que tendrá siete diferentes que irá cambiando durante el transcurso de los cuatro días que durará el enlace. “La idea es que, cada vez que entre Beyoncé a cantar, yo aproveche para entrar en el camerino a realizar el cambio de vestuario”, explica la futura novia.

El Papa Francisco ya ha confirmado su presencia y será él, junto al Dalai Lama y el Ayatolá, el que oficie la ceremonia. “La religión no es importante para nosotros, si al final hemos optado por una ceremonia con diversas religiones es porque mi padre sí es bastante creyente”, justifica Julián. Como la familia de la novia es laica, Barack Obama, el expresidente de los Estados Unidos, también asistirá al evento y será el encargado de firmar el acta del enlace civil.

Una vez casados, la corbata se cortará en Time Square siguiendo la tradición española. Un helicóptero elevará al novio en medio de la multitud, formada solo por los familiares y amigos más cercanos, y una vez se encuentre a 150 metros de altitud otro helicóptero se colocará justo delante del novio y lentamente acercará sus hélices a la tela de la corbata. Al cortar la corbata, se activará un sensor que dará paso a los fuegos artificiales que dibujarán el nombre de Loli y Julián en el firmamento norteamericano, el cual solo se podrá apreciar gracias al satélite que la pareja pondrá en órbita a principios de septiembre, en un acto privado e íntimo.

Finalmente, aprovechando la experiencia del lanzamiento del satélite, cuando la novia tire el ramo hacia atrás, y gracias a un acuerdo que la pareja ha cerrado con la NASA, este saldrá elevado hacia el exterior del planeta, de manera que las candidatas a ser las siguientes en casarse tendrán que recorrer todo el mundo para cogerlo, en una búsqueda que puede durar años y en la que únicamente participarán las amigas más cercanas de Loli.