Cada vez es más difícil encontrar casas en las que entrar a robar. El precio de la vivienda ha subido tanto que hay más ladrones que nunca y la competencia es mucho mayor. Por suerte, nuestro equipo de expertos ha estado recopilando datos durante meses y ha encontrado los cinco chalets de Madrid que menos resistencia oponen.

Situado en pleno centro de la ciudad, en este chalet es muy fácil entrar a robar porque la valla es ridículamente baja. Al tener tantos árboles alrededor debido a Madrid Central, también es fácil pasar inadvertido al merodear por la zona. Aun así, lo más recomendable es disfrazarse de arbusto e ir acercándose lentamente a la puerta de entrada sin levantar sospechas.

Si sabes bucear, esta es la casa ideal para ti para entrar a robar. Solo tienes que saltar del muro a la piscina durante la noche y permanecer sumergido en ella hasta que los dueños se vayan a trabajar por la mañana. No olvides secarte bien antes de entrar en la casa, una cosa es robar y otra muy diferente es dejar el suelo mojado.

Este chalet, valorado en dos millones de euros, es de los más sencillos de robar. Chema y Arantxa, como se puede ver en la foto, siempre están al borde de la piscina mojándose con los pies de espaldas a la casa. Puedes saltar el muro con tranquilidad y aprovechar para llevarte todo lo que necesites mientras ellos juegan con el agua dando rienda suelta a su amor.

Situado a las afueras, este chalet solo estará disponible durante unos días, así que recomendamos entrar a robar en él cuanto antes. Su dueña es pirómana, así que se pasa el día quemando todos los objetos de la casa en la chimenea. Es fácil entrar a robar, pero hay que hacerlo rápido porque pronto no habrá más que estancias totalmente vacías y llamas saliendo por las ventanas.

Si te gustan los clásicos y eres de los que valoran lo tradicional, el nuevo chalet de José Luis Moreno es un ‘must’. Muy cerca de su anterior chalet, este también es muy accesible. El único problema es que casi todos los objetos de valor del artista ya no están porque otros ladrones se los han ido llevando con el paso del tiempo.