Muchos inquilinos cometen el error de querer compartir piso con la persona que aman, lo que a menudo provoca serios problemas a la hora de afrontar el pago de los gastos. Aunque el amor es una cosa muy bonita, los besos y las caricias no cubren el alquiler o la hipoteca. Para que puedas vivir en un piso decente y de forma desahogada, nuestros expertos de Idealista te presentan a cinco personas a las que nunca llegarás a amar pero con las que podrás pagar los gastos del piso.

Roberto Camuñas

Roberto trabaja en una agencia de publicidad y tiene un buen sueldo, así que con él podrás aspirar a un piso de incluso tres habitaciones, en las que podrán dormir los niños que tendréis juntos pero a los que no querréis porque nunca llegaréis a amaros. La mejor cualidad de Roberto es que, al estar siempre apoyado en una pared, te deja la mayor parte del espacio a ti, generando la impresión de que vives en una casa mucho más grande.

Marisa Fernández

Nunca llegarás a amar a Marisa porque es fría como un témpano de hielo, pero su poder adquisitivo es caliente como la lava de un volcán. Desde hace cinco años es la directora de marketing de una multinacional francesa, así que tiene que viajar bastante, dejándote el piso para ti solo. Cuando llevéis juntos 15 años incluso podréis comprar una segunda residencia, algo que jamás conseguirías con una persona a la que amases.

Isabel Soriano

Isabel es una artista contemporánea que factura cerca de 3000 euros al mes. Es la pareja ideal para los amantes del silencio porque tiene carencias afectivas y lleva años inmersa en una profunda depresión. Nunca llegarás a amarla porque jamás te dirigirá la palabra, ni siquiera hará contacto visual contigo, pero te aseguramos que cada primero de mes tendrás la mitad de todos los gastos ingresados en tu cuenta bancaria. ¿Podrías decir lo mismo de esa persona que amas desde el instituto?

Antonio Riales

No te vamos a mentir, Antonio es un verdadero psicópata, pero por eso le ha ido tan bien en los negocios. Es difícil amar a una persona que carece de empatía y que jamás muestra emociones, pero compartir gastos con él es muy sencillo, por lo que iniciar una vida en común a su lado es lo mejor para ti en este momento. Solo tú conocerás su lado más oscuro, así que Antonio encajará perfectamente entre tus amistades. Desde fuera pareceréis felices, y eso ya es mucho.

Rubén

Es cierto que Rubén tiene un buen sueldo y que podría compartir perfectamente los gastos del piso contigo, pero una cosa es no amar y otra muy diferente es odiar. Y Rubén es odioso, no te lo aconsejamos.