Ayer se vivieron emociones fuertes en el vestíbulo de tu edificio. Las personas más ricas e influyentes de la finca se reunieron, como cada año, bajo una enorme expectación. La decisión de aprobar la derrama para arreglar la fachada fue sin duda la más aplaudida de una asamblea ordinaria que pasará a la historia por las innovadoras vestimentas que se vieron. A continuación mostramos la lista de los propietarios mejor vestidos.

Andrés, propietario del Tercero B, nos conquistó con este arriesgado jersey verde que no dejaba nada de su camisa a rayas para la imaginación. Aquí lo podemos ver en el momento en el que salió a fumar a la calle, justo antes de proponer en la asamblea que se pintaran las paredes de las escaleras.

José Manuel, contable y jugador ocasional de pádel, dejó a todo el mundo sin palabras con este sensual y espectacular conjunto de chaqueta con camisa y pantalón. Su cinturón dorado deslumbró a todos los que le esperaban en el vestíbulo a las 19:30, hora establecida para las asambleas ordinarias.

La combinación en blanco y negro fue una de las grandes ganadoras de la tarde. Concepción Ramírez, del Entresuelo, apostó por ella con este diseño que no dejó a ningún vecino indiferente, aunque algunos le echaron en cara que llegase tarde.

Todo un sueño el atuendo de príncipe azul que escogió el jubilado y coleccionista de sellos, Florián. A pesar de vivir en el quinto piso bajó a la reunión por las escaleras, demostrando que aún le queda cuerda para rato.

Ignacio, el vecino del Primero A, volvió a apostar por su tradicional silla de ruedas, que combinó con muy buen gusto con un chaleco de Zara. Su mochila así colgada provocó un tsunami en las redes sociales, especialmente en el grupo de Whatsapp de la comunidad.

Cris y David también son propietarios a pesar de su juventud, por eso optaron por este ‘look’ de caja de cartón. Este ya es el complemento definitivo para la gente que tiene una hipoteca.

El presidente de la comunidad volvió a apostar por su habitual traje de rey con corona y copa de plata. Pura elegancia. Para nosotros el gran triunfador de la tarde.