En todos los edificios hay un vecino que se ha comprado la Play, que ha empezado a jugar con amigos o con desconocidos ‘online’ y que, como todavía no es muy habilidoso con el mando, pierde constantemente y se pone a gritar. Para que puedas identificar enseguida la naturaleza de esos amargos lamentos que oyes en tu piso, a continuación te mostramos cuáles son los diez gritos más comunes de tu vecino cuando pierde a la Play.

¿Pero esto qué es? ¿Pero esto qué es? ¡Consola de mierda! Dos o tres veces al día escucharás esto en casa de tu vecino. Es totalmente normal, en cuanto vaya mejorando su juego verás cómo poco a poco el grito empezará a desaparecer.

¡Pero si le estaba dando al botón! ¡Le estaba dando al botón! Quizás algún día, en medio de la noche, una queja como esta te despertará, pero no debes darle importancia, tu vecino todavía está aprendiendo a jugar y debes tener paciencia con él.

¡Has hecho trampa, Rubén cabrón! A veces, especialmente cuando ya lleve un tiempo jugando, tu vecino querrá culpar a su compañero de piso de sus derrotas.

¡Rubén, deja eso! Probablemente, el compañero de piso de tu vecino no acepte de buen grado ser acusado de tramposo y tome medidas al respecto.

¡Por favor, tranquilízate, Rubén! Lo normal es que entonces tu vecino se arrepienta de haber tildado a su compañero de piso de tramposo y trate de arreglar las cosas.

¡Noooooooo! Si la partida estaba siendo muy tensa, lo más común es escuchar este grito acompañado de un sonido de golpes en casa de tu vecino.

¡Socorro! En este punto ya no sabemos muy bien qué es lo que está pasando ahí arriba, pero es cierto que cada vez los videojuegos son más inmersivos y realistas, así que quizás han decidido echar la revancha y tu vecino simplemente está muy metido en la partida.

¡Ayuda, por favor! Bueno, o tu vecino tiene muy alto el volumen del juego o está pataleando en el suelo y dando golpes a los muebles porque es incapaz de aceptar una nueva derrota.

¡Necesito una ambulancia! En ocasiones, cuando alguien pierde, especialmente si se trata de una partida contra su compañero de piso, la sensación de frustración puede ser tan intensa que le provoque una crisis de ansiedad. No te preocupes, si tu vecino estuviera en problemas, su compañero nunca se habría ido corriendo de esa manera tan apresurada de la casa.

¡Por favor, vecino, ábreme la puerta! Este grito suele venir acompañado del sonido de un timbre, también del de sirenas de la policía y ambulancias, incluso de golpes en tu puerta. Es totalmente normal, aunque se trate de un entretenimiento, perder a la Play es muy molesto y hay gente que reacciona muy mal. Simplemente espera unos minutos y todo habrá pasado, pronto tendrás un vecino nuevo que, con suerte, no tendrá ninguna consola y será menos ruidoso.