Esta semana, la comunidad científica ha decidido otorgar al Big Bang el sello ‘Eusko Label’ que garantiza la denominación de origen del País Vasco y señaliza aquellos productos producidos, transformados y elaborados en Euskadi. Decenas de astrofísicos han concluido, tras muchos experimentos e investigaciones, que, como se sospechaba, el Todo comenzó en el País Vasco hace aproximadamente 13800 millones de años con una gran explosión.

La noticia ha sido recibida con alegría en Euskadi, donde, desde el principio de los tiempos, especialmente en las zonas más rurales, el Big Bang se percibió como algo muy suyo. “La dimensión del tiempo empezó en ese garaje”, explica Eguren Mendizábal, un vecino de Bermeo, señalando una vivienda al lado del mar. “Hasta entonces todo estaba muy parado”, añade.

Según los últimos avances científicos, hace 13.800 millones de años toda la materia del Universo estaba concentrada en el centro de Bilbao. “La utilizábamos de rotonda”, recuerda Itziar Zuazubizkar. “Gracias a su fuerte gravedad se podía pasar de la primera a la tercera salida en apenas una millonésima de segundo”, asegura. Para Roger Wickons, de la Universidad de Harvard, “la inflación cósmica se produjo por una buena hostia”, aunque todavía desconocen qué vasco se la dio.

La comunidad científica cree que el Big Crunch también se producirá en el País Vasco. “Pensamos que toda la materia del Universo ya se está volviendo a juntar en el estómago de Iñaki Etxeberria”, apuntan. “Dentro de unos años, cuando termine de engullirla toda, Iñaki explotará y el Universo tendrá un nuevo comienzo”, predicen.