La Junta General de Accionistas de la compañía de apuestas Codere ha rechazado esta mañana emprender una ampliación de capital para afianzar sus negocios en Argentina, Italia y México porque considera que “es un riesgo” y que “con el dinero no se juega”. Aunque la empresa salió de los números rojos el año pasado gracias a un largo proceso de reestructuración financiera, los accionistas mayoritarios creen que “se nos pide meter el dinero aquí y confiar en que todo irá bien y habrá suerte, lo cual sería irresponsable”.

“Aseguran que el dinero traerá más dinero y que ahora vamos bien, pero hace dos años hubo pérdidas de 1.126 millones. Y entonces nos dijeron que son cosas que pasan y que los negocios son así, a veces se gana y a veces se pierde. Pues no: esta vez no queremos jugar”, explica uno de los principales accionistas de Codere. “Lo otro es ser tonto”, sentencia.

La directiva de la empresa cree que los recelos son exagerados y que “siempre habrá ludópatas dispuestos a arriesgar su dinero sin más garantía que el azar”, por lo que el suyo es un negocio seguro. “Me apuesto lo que quieran”, insiste el consejero delegado.

“Si tan claro lo ve, que apueste él su dinero y, si le va bien, entonces nos lo pensamos”, concluye la Junta de Accionistas.