Los primeros datos del escrutinio sitúan al monarca Felipe VI como jefe de estado en todos los ayuntamientos de España, donde ha obtenido un apoyo total por parte del cien por cien del censo electoral.

La fuerza más votada en la mayor parte del territorio español ha sido “son todos unos ladrones pero a alguien hay que votar, vamos digo yo”, seguida de cerca por “tiene carisma y habla bien” y por la irrupción en el panorama electoral de “lo que no voy a hacer es desvestir a un santo para vestir a otro”.

En números absolutos, vence la demagogia, que está liderando el escrutinio en todo el territorio. Los argumentos simplistas se podrían situar en la oposición o incluso liderar muchas instituciones. Se esperan declaraciones en breve de los líderes de ambas alternativas.

Empatadas han quedado opciones como la infamia, el perjurio y el robo, que han perdido dos puntos en comparación con los comicios anteriores. Las encuestas de las últimas semanas ya señalaban que el genocidio, el saqueo y la “sed desmesurada de poder” perderían la mayoría absoluta en la mayoría de las capitales, lo que les podría obligar a aliarse con opciones de voto como “pffff”, “bah” o “paellitaaaaaa”.

El escrutinio también señala que la compra de votos sigue obteniendo unos resultados residuales pero seguros en sus respectivos feudos.

El voto por correo, que suele apoyar el “ahí que os zurzan”, acabará de redondear los datos al ser escrutados durante los próximos días. Dejando a un lado las grandes capitales como Barcelona y Madrid, la página web del Ministerio del Interior ha informado que el hastío, la dejadez, el miedo y el caos siguen siendo las fuerzas más votadas a nivel absoluto en todo el país.

A última hora, fuentes de la Comunitat Valenciana han declarado respecto al escrutinio que “dos mil, tres mil, quatre mil, cinc mil, sis mil, vuit mil, nou mil, deu mil, onze mil, dotze mil…”.