- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El Gobierno ficha a una viuda de pueblo para los hombres de negro españoles

NOTICIA PATROCINADA POR MEN IN BLACK III

España tendrá sus propios hombres de negro y estarán capitaneados por Angelines Parrandero, una viuda de 73 años de un pueblecito de Huelva. «Necesitábamos a alguien que estuviera acostumbrado a vestir de negro desde hace tiempo y doña Angelines lleva de riguroso luto desde que murió su marido, vistiendo de negro por cuenta propia. Ahora lo hará para el Estado», explicaba ayer por la mañana un portavoz del Gobierno.

Doña Angelines, que está encantada con el puesto, siempre ha mostrado interés «por todo lo que viene siendo el Más Allá, las estrellas y los hombrecillos verdes». Esto último se debe a que su difunto esposo fue guardia civil «y claro, me recuerdan a mi esposo». Muchos creen que poner a doña Angelines al frente de una organización en constante contacto con personas de otros mundos es una temeridad. Sin embargo, desde el Gobierno aseguran que no hay ningún peligro «porque se santigua todo el rato y es, en general, muy desconfiada; además, va armada con su bastón».

En todo caso, Angelines no estará sola «sino que, como es lógico, dispondrá de un compañero, como en las películas«. Se trata de su nieto Ricardo, quien ha sido escogido porque «tiene mucha química» con su abuela y porque, como ella, viste de negro. «Pero no porque sea viudo, sino porque es un ‘jebis’ de esos», explica Angelines.

Dos gamberros se cuelan en el Pentágono haciéndose pasar por extraterrestres

La iniciativa del Gobierno para crear su propio equipo de hombres de negro ha surgido a raíz de que la semana pasada se hiciera el ridículo después de que dos chavales de quince años se colaran en La Moncloa fingiendo ser extraterrestres. «Empezamos a sospechar cuando les pusimos desayuno y pidieron más sobaos pasiegos y hasta dos cervezas, pero aún así decidimos enviarlos a Estados Unidos, donde tienen más experiencia con los aliens», explica un portavoz de la residencia presidencial.

Ya en el Pentágono, los dos muchachos aprovecharon un descuido para alinear los satélites espía estadounidenses dibujando un enorme pene en el espacio, entre otras trastadas. La administración de Obama no tardó ni 5 horas en devolverlos a España. «Debimos darnos cuenta de que eran unos farsantes nosotros mismos», reconoce el Gobierno español. «Ha sido un poco embarazoso porque ni siquiera iban disfrazados: uno solo llevaba un gorro de papel de plata y el otro un chaleco reflector de las autopistas. Insisto, con Angelines y su nieto actuando como hombres de negro, un error de estas características no volverá a repetirse».