- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Unos transformers se acogen al Plan Renove

SERÁN APARCADOS O VENDIDOS DE OCASIÓN

Al menos quince transformers serán apartados de las carreteras a lo largo de 2012 debido al último Plan Renove puesto en marcha por el Gobierno. Se pretende, de este modo, dinamizar el mercado de transformers, uno de los más machacados por la crisis, pese a que las útlimas películas habían conseguido revitalizar el sector levemente. La decisión de su aparcamiento procede, en buena medida, de los mismos transformers, que pretenden «dejar paso a una nueva generación que viene con ganas de quemar neumático» y han accedido a firmar una jubilación anticipada que les permitirá descansar durante sus últimos años en un párking seguro, desde donde podrán dar de comer a las palomas para luego atropellarlas tranquilamente.

Otros transformers se han visto forzados a acogerse al plan porque sus dueños ya no podían seguir haciéndose cargo de ellos o bien prefieren optar por otros modelos. Ese es el caso de Megatrón, un robot que se transforma en tanque y cuyo dueño se ha dado cuenta de que resulta poco útil. Lo cambiará por un transformer que se convierte en cepillo eléctrico. «Al principio lo de tener un tanque mola mil, pero he decidido darle veleta porque luego no lo usas, él se deprime y además consume un montón. Y no lo digo por la gasolina, sino porque se mete todo lo que puede», explica Tomás, el dueño de Megatrón.

Adicto al «tuning»

Durente el último año, y siempre según su dueño, la única actividad de Megatrón ha sido conectarse por 3G a Megaupload para ver una y otra vez las películas de Transformers en streaming. «Ni siquiera le dieron una copia y no se ha molestado en comprarlas porque se gastó lo poco que le pagaron en unas llantas y en neones. La adicción al ‘tuning’ ha hecho que se quede sin dinero y ahora vive de recuerdos», se lamenta Tomás.

«Desde que cerraron Megaupload me lo encontraba por la noche en el sofá llorando, rodeado de botellas vacías. Y, por supuesto, con la cena sin hacer. Además ha engordado; no es que yo necesite usarlo como tanque, pero me gusta pensar que si lo necesito por lo que sea, pues que está en buena forma», apunta mientras Megatrón le escucha sentado desde el sofá.

La perspectiva del transformer es diferente. «Yo nací para la guerra. Tenía sueños. Le he dado los mejores años de mi vida a Tomás y así es cómo me lo paga… Nunca me saca a la calle para matar a otros robots. Como mucho me envía a pasear al perro», dice Megatron entre lágrimas diésel. «Cuando hice la película y había dinero en casa sí que presumía de mí, y me sacaba a pasear. La carretera era nuestra. Los dos contra el mundo… Pero ahora… ahora…». Luego se seca las lágrimas, se recompone y trata, sin suerte, de recuperar la dignidad. «Pero vaya, me irá bien, me irá bien. Creo que tiraré para Málaga. Allí conozco un tío que tiene unos autos de choque y quizá me ofrece un trabajito para ir tirando. Me irá bien… Y lo del ‘tuning’, eso se acabó para siempre».

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones