- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Las caras de Bélmez se aparecen en un vestuario femenino

ESPECIAL CARAS DE BÉLMEZ

Una mezcla de terror e indignación ha recorrido esta mañana los pasillos del colegio Virgen de los Mercedes de Segovia tras aparecerse las célebres caras de Bélmez en las duchas de un vestuario. Todos los testimonios coinciden en señalar que ha sido una aparición «gradual y sigilosa», de modo que es probable que los misteriosos rostros hayan espiado a las alumnas durante un largo rato pasando inadvertidos. Ha sido una de las chicas que se estaba duchando, Marifé Vico, de 16 años, quien se ha percatado de que «aquello no eran manchas de humedad y además a una de las caras se le estaba cayendo la baba mientras miraba fijamente lo que vendría siendo mi entreteto. Se veían bien porque estaban muy salidas». 

La joven ha alertado a sus compañeras con gritos histéricos y se han vivido «escenas pavorosas con desnudos juveniles», según relata Armando Rangel, conserje del centro, quien ha sido el primero en atenderlas. Al armarse el revuelo, las caras de Bélmez se han esfumado y los responsables del centro no han llegado a tiempo para confirmar la aparición. «Es necesario que las chicas vuelvan a desnudarse en las duchas y yo me encargaré de cazar a las caras de Bélmez en acción. Haré fotografías para que no haya dudas», propone el conserje. Su plan está siendo evaluado en estos momentos por la dirección del colegio.

Las autoridades aseguran que no pueden hacer nada porque no existen pruebas ni ha habido agresión alguna. Muchos padres, asustados, aseguran que no dejarán que sus hijas vuelvan a las clases de gimnasia hasta que se les confirme que el vestuario está libre de actividad paranormal. «No necesitamos a la Guardia Civil para esto. Hay que pillar a las caras in fraganti, pero debemos ser listos y no acudir todos en tromba. Hay que reproducir la situación de esta mañana pero con un infiltrado, que podría ser yo, vigilando la pared de las duchas», insiste Armando Rangel.

Los responsables del centro escolar no descartan que se esté ante un caso de histeria colectiva. «Por eso es bueno, insisto, reproducir la escena del crimen con las niñas, hacer que se enfrenten de nuevo a lo que han vivido y se confirme o se descarte el tema de las apariciones», ha vuelto a sugerir el conserje. «Creo que tendremos que apartar a Armando del caso porque está demasiado obsesionado y vuelca en él todos sus demonios personales», ha apuntado el director del colegio.