- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

«Las abuelas del inglés» traducen Internet al castellano

ESPECIAL JUANA "LA DEL INGLÉS"

Las cuatro ancianas de Albacete que desde hace unas semanas copan las portadas de la prensa internacional vuelven a ser noticia. Esta vez no han invocado a ningún demonio hablando inglés ni han grabado más versiones del álbum «Let it Be», sino que se han enfrascado en un proyecto que les permitirá «situar a los suyos en la aldea global». «Estamos traduciendo al castellano lo que viene siendo el Internet para que los que no sepan inglés puedan leer diarios de fuera, que son mejores. Yo calculo que de aquí a dos tardes habremos terminado. Vamos apuntándolo todo en un Word que luego encuadernaremos con tapas y todo», explica Juana desde la sede de Google en Londres.

Recreación por ordenador de Juana en la red de redes.

Tras depurar su dominio de la lengua inglesa gracias a las aplicaciones móviles de Cambridge que se les facilitaron para evitar que abrieran portales interdimensionales con su arcaica pronunciación, pronto empezaron a explorar la red de redes. «Y aprendimos abreviaturas como ‘WTF’ o ‘FTW’, que se parecen mucho entre ellas pero significan cosas distintas», explica Juana. «Lo malo es que se le pegan a una y son difíciles de traducir al castellano. Pero ‘WTF’ podría traducirse por ‘mandacarallo‘ o incluso ‘buah chaval‘ si una prefiere algo más moderno para gustarle a los nietos».

Juana y sus tres amigas quieren situar al resto de ancianos de su centro cívico albaceteño «en la aldea global» y para ello creen que deben tener acceso a Internet «sin problemas de idioma». De ahí que hayan emprendido una titánica labor de traducción. Aprovechando su estancia en Londres, se pusieron en contacto con Google Europa y con la Virtual Academia Española, una institución que vela por preservar expresiones olvidadas del castellano. «Y en eso estamos: vamos una página por día, pero yo creo que en un par de tardes esto lo hemos terminado», dice Maribí.

Por ahora, el único impedimento que están encontrando en su tarea son los vídeos de gatos. «En cuanto te descuidas te aparece uno y claro, nos entretienen y se nos acumula la faena», se queja Juana, recordando que el otro día Maribí estuvo cinco horas viendo el vídeo de un gato que estornudaba y se tiraba un pedo a la vez. «¡Ay que me LOL toa!», salta la anciana después de que Juana cite de nuevo el vídeo en cuestión. Juana aprovecha para corregir a su colega: «Se dice ‘ay que me desorino‘, no mezcles idiomas Maribí».

«La Antonia está igual. Últimamente iba diciendo todo el rato que si ‘OMFG’ esto, que si ‘OMFG’ lo otro… Con lo bonito que es decir ‘caramba, carambita, carambirurí’, ‘repámpanos’ o incluso cosas más elaboradas como ‘ojiplático me dejas'», apunta Juana. La mujer confía en que, gracias a su trabajo, los ancianos que accedan al Internet traducido que ellas les facilitarán no correrán el peligro de olvidar su idioma al aprender otro nuevo. Una vez hayan completado su tarea, las «abuelas del inglés» abandonarán la sede de Google y volverán a Albacete. «Yo ya lo estoy deseando, que me dejé en remojo unas lentejas antes de venirme y supongo que, tras cuatro semanas, ya estarán bastante blandas», dice Maribí. «OMGWTF!, eso sí que es poner lentejas a remojo like a boss», añade Antonia.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones