- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una niña abandona su club secreto por desavenencias con el líder

LA DECISIÓN HA ABIERTO UNA PROFUNDA CRISIS DE LIDERAZGO

Sonia Farnera, de 9 años de edad, ha enviado una nota manuscrita durante la clase de castellano para comunicar a su compañero Alvarito Bosch, cabecilla del club secreto «Believers», que no está de acuerdo con que Marta Recano, eterna marginada de la clase, pase a formar parte del club clandestino. «Alvarito quiere que Marta sea believer porque es prima suya y su madre le ha dicho que le haga caso porque está marginada pero ella siempre nos critica y no puede ser believer», argumenta la niña, quien considera además que «si empiezan a entrar todos ya no tiene gracia».

La reacción de Bosch ha sido contundente. Aprovechando la pausa del recreo, ha convocado una reunión de urgencia «por las graves acusaciones de nepotismo de las que he sido objeto». Durante su discurso, ha lanzado un ultimátum a Sonia Farnera: «La grave coyuntura actual nos obliga a políticas de apertura. El sectarismo desune y no toleraré que las insidias de unos pocos provoquen una crisis de liderazgo que sería fatal para la estabilidad del club. Emplazo a la señorita Farnera a que sume en vez de dividir o renuncie a su cargo por el bien de todos». La niña, encolerizada, ha exclamado «Tú no mandas» y ha abandonado la reunión con los ojos inyectados en sangre.

«Sonia estaba antes que él y además antes solo éramos niñas en el club secreto», explica un testimonio que prefiere mantenerse en el anonimato. «Va de que manda mucho pero luego hace lo que su madre le dice», insiste. Pese a la rápida y contundente reacción del líder, es incuestionable que la nota de Sonia Farnera ha abierto una crisis en el club «Believers». Proliferan también los rumores de que a Alvarito no le gusta tanto Justin Bieber. «Dicen que mi apoyo al club se debe a un oscuro afán de formar parte de una cadena de mando. Pues bien, se equivocan. Soy más believer que cualquiera de ellas y me sé todos sus vídeos. Cabría preguntarnos, empero, cuáles son las intenciones de la señorita Farnera, cada vez más interesada en cerrar el club a nuevas incorporaciones, como si temiera ver desplazado su protagonismo», sentencia el líder.

Coacciones, recelos y amenazas de dimisión

Farnera está convencida de que fue un error dejar que los chicos formaran parte del club «Believers». Cree que es intolerable «que todos sepan que existe el club» puesto que, según ella, uno de los alicientes de esta comunidad era su carácter clandestino. «Pues ahora si me vuelve a preguntar la gente si puede ser believer les diré que sí porque eso ya no es un club secreto porque todos lo conocen», declara la niña. Aunque Sonia no ha querido confirmarlo, muchos sospechan que su plan es abandonar el club secreto para seguir con su propio proyecto, liderando en solitario una formación exclusivamente femenina. Alvarito Bosch asegura que no se siente amenazado: «No temo al transfuguismo. Soy believer y, por lo tanto, creo en los míos y creo en nuestro proyecto».

Marta Recano, por su parte, ya está preparando su «uniforme believer» y promete «no decir nada a nadie de esto del club».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.